11 de mayo de 2007

Davader critica...


Spiderman 3

Por fin es domingo.

No tengo nada que hacer y tengo un hueco libre (entre el curro de 14 horas y celebraciones varias) para postear.

Y ya he dejado pasar demasiado tiempo sin hablar de la peli más esperada por mí del año.

Y la verdad es que Spiderman 3 me ha dejado un sabor agridulce.

Todo comienza muy bien, como un opening estupendo que resume las dos pelis anteriores y una presentación genial. La primera hora trascurre con una fluidez espectacular, pero cuando te das cuenta de que no ha pasado todavia nada importante te preguntas cómo se las van a ingeniar para meter tanto villano y tanta trama en la otra hora que queda. Y al final compruebas que se las han ingeniado bastante mal. Porque toda la segunda mitad de la cinta avanza a trompicones y sin el ritmo apropiado, como si en lugar de ver una película estuvieras viendo una serie de escenas autoconclusivas. Vamos, que o Raimi ha perdido el toque o le presionaron demasiado los de arriba.

Tampoco se puede decir que aburra, pero tiene un final predecible y se pueden encontrar una gran serie de incoherencias: ¿Por qué Peter hace tantas tonterías?, ¿ha perdido su sentido arácnido?, ¿las bombas Duende varían de potencia?... ¡sin olvidar la escena del mayordomo de los Osborn, que carece de sentido por completo y parece un remiendo cutre! Son una serie de meteduras de pata que hacen que el film pierda potencial y el público se desenganche

Por otra parte, he de decir que los actores protagonistas flojean por momentos. El Peter Parker de Tobey Maguire y la MJ de Kirsten Dunst se enfrentan a un retos interpretativos bochornosos con escenas que llegan a provocar vergüenza ajena. Aunque quizá no sea tanto culpa de los actores como del guión de los hermanos Raimi. ¡Porque el bailecito de Peter en el bar es para matar a alguien! Eso sí, James Franco en su papel de Harry Osborn me parece soberbio y logra, sin quererlo, convertirse en el auténtico protagonista de la historia.

Otro punto a señalar son los efectos especiales, que están bien por regla general, pero con el Hombre de Arena se lucen. De hecho, la escena de la "creación" del Hombre de Arena me pareció una de las mejores de la película.

Por otra parte, la película como "adaptación del cómic" está hecho bastante bien: la fusión de las tramas de Veneno y Harry son prácticamente calcadas (aunque afortunadamente, Spidey no tiene que viajar a otro planeta para adquirir el simbionte) y la historia del Hombre de Arena es totalmente distinta pero aceptable. Y luego están los personajes florero de Gwendolyn Stacy y su padre, el Capitán Stacy, que no aportan absolutamente nada a la trama.

De hecho, yo sigo sin saber a qué se dedica exactamente Gwen, después de sus incogruentes y múltiples apariciones.

En fin, no todas las películas van a ser obras maestras o bodrios, y esta es una de ellas. Una cinta con puntos positivos y negativos, mucho peor que las dos anteriores, pero necesitaría un segundo visionado para opinar con más peso.

En resúmen, Spiderman 3 es una película mediocre que podría haberse hecho mucho mejor y que decepcionará a más de uno, aunque no es, ni mucho menos, mala.

Nota: Un 5 raspado.
Publicar un comentario