31 de agosto de 2007

Bendito Dungeon Master

Si después de ver este video, alguien dice que el rol no parece divertido merece la horca.




Vale que el tío parezca un niño de 8 años jugando con los muñequitos, vale que sea el prototipo de friki rolero que ahuyenta a las chicas y vale que el tío tarde horas en acabar un turno de combate, pero... os juro que voy a esforzarme en comenzar a dirigir mis partidas de D&D como este tipo.

23 de agosto de 2007

Davader Critica...

Planet Terror


El otro día fui a ver una película extraña.

Recomendado por diversas personas, fui al cine a disfrutar de una de zombis dirigida por el siempre divertido Robert Rodríguez.

La cinta empieza de manera que, aunque resulta lenta, es muy efectiva a la hora de presentar a los arquetípicos personajes.

Rápidamente queda claro que toda la película es una broma. Desde el comienzo clásico de los años 70 (con tráilers falsos incluídos), pasando por la fingida mala calidad del rodaje hasta el brillante suceso que ocurre en la segunda mitad de la historia. La verdad es que no deja de ser un detalle, y divierte más que molesta.


La historia es más de los mismo, pero en seguida queda claro que no es una película donde la trama sea la protagonista fundamental, sino que es una excusa para disfrutar de diálogos ingeniosos, escenas sorprendentes y momentos memorables.



"...pero es peor robar"

La elección de los actores me parece espléndida y están soberbios (sobre todo la increíble Rose McGowan); tanto, que ofuscan a los que tendrían que haber sido los protagonistas de la película: los zombies. Porque daría lo mismo que la película hubiera tratado de mutantes, alienígenas o terroristas. Tan sólo me pregunto si no era así en las películas del género y esto es otro homenaje más.

En resumen, la banda de Tarantino vuelve a sorprender con una película diferente (y que no deja indiferente a nadie) bastante divertida que, aunque no termina de convencerme del todo, merece la pena ir a ver al cine para disfrutarla en su mayor esplendor.

Nota: Un 8.


17 de agosto de 2007

Adiós, buen amigo

Hoy me apetece hablar de rol.

Sin duda, jugar al rol es uno de mis pasatiempos preferidos y casi seguro que es el que más tiempo ocupa de mi tiempo libre, y me gustaría intentar explicar porque un hombre hecho y derecho (o yo) querría pasarse todas esas tardes “fingiendo ser un poderoso mago".

En primer lugar, quiero decir a todos esos fervientes seguidores de la doctrina de "El rol es para locos y asesinos" que no voy a caer tan bajo como para justificarme ante eso. Si queréis seguir siendo tan imbéciles, allá vosotros.

¿Por qué juego al rol?
Por muchos motivos.

Porque es divertido. Es un juego donde tus decisiones importan, te puedes sentir protagonista de una historia. No quiero entrar en una dura diatriba filosófica sobre la diversión y los juegos, pero sí quisiera recalcar que la mayor parte del tiempo que juego al rol, me divierto; y mucho. Y si la mayoría de las personas que juegan una vez al rol no lo dejan, debe de ser por algo.



Poderosas armas...

Porque es social. En un juego de rol la interacción con el resto de jugadores (y el director de juego) es fundamental. Toda la información que recibes en una partida de rol, con la pequeña excepción de las tiradas de dados y alguna información escrita procedente de las fichas de personaje y demás, procede de los que el resto de participantes te digan. No conozco otra forma de diversión en el que las relaciones sociales sean tan importantes. Si lo pensáis, es irónico que digan que los que juegan al rol son unos inadaptados.
Además, las sesiones de rol solía ser el momento de la semana en la que nos reuníamos todos los amigos y pasábamos una tarde juntos. Lamentablemente, parece que con la edad llegan las obligaciones y ahora es un milagro que nos juntemos todos. Aún así, sigue siendo una buena excusa para juntarnos.

Porque es creativo. Creo que tengo mucha imaginación y creo que los juegos de rol (tanto al jugar como al preparar y dirigir aventuras) son una forma de volcar esa creatividad de forma positiva. Ya que el juego prescinde del aspecto visual en el que se basan los videojuegos y la mayoría de los juegos de mesa, la capacidad de descripción y de imaginación se convierte en una cualidad básica.
No digo que haya que tener imaginación o capacidad descriptiva para poder jugar al rol, pero si es algo deseable y que mejora la calidad del juego, sobre todo si eres el Director del Juego.



"Tiro Seducción para encandilar a la princesa con mis encantos naturales"


Porque es cómico. Jugando al rol se producen un montón de situaciones divertidas y cuando pasas una tarde entera con tus colegas es inevitable que pase algo (como mínimo) gracioso. Es cierto que pasar toda una tarde de cachondeo y con bromas puede arruinar una partida que podría haber tenido un dramatismo emocionante, pero no concibo una partida sin al menos un buen par de carcajadas.

Porque es emocionante. Básicamente, jugar al rol consiste en elaborar una historia entre varios participantes. Y si se hace bien, una historia tiene la capacidad de provocar emociones, ya sea ternura, miedo, tristeza o alegría, y creo si es uno mismo el que colabora en ella, la recompensa es mucho más enriquecedora.


"No... puedo... dejar... de mirar"

Porque es accesible. Por mucho que digan que los jugadores de rol son unos sectarios y exclusivistas, no conozco a nadie al que no le hayan permitido jugar. No necesitas ser listo, ni guapo, ni atlético, ni nada. Sólo tener una mentalidad abierta y ganas de divertirse. Me da mucha pena la gente que opina sobre los juegos de rol sin haber jugado nunca a uno. Me da la impresión de que más de uno cambiaría su opinión radicalmente.

En resumen, jugar al rol es una de las aficiones más divertidas y enriquecedoras que he conocido y no puedo dejar de recomendárselo a todo el mundo.

¿Una partidita?


13 de agosto de 2007

Davader Critica…

En General.

En todos estos meses en los que las responsabilidades me han mantenido apartado del blog, he de admitir que sí he tenido tiempo de ir al cine en abundantes ocasiones, así que voy a hacer una serie de breves reseñas de todas las películas que he podido ver.

28 Semanas Después

Sin duda, la película de Fresnadillo ha sido la mejor película que he visto en estos últimos meses. El hecho de que trate el tema de los zombis ya es un punto a su favor, pero lo que sin duda inclinó la balanza a su favor fue el respeto que muestra hacia el largometraje original, al hacer de “28 semanas después” una película muy diferente, siguiendo una evolución lógica de la historia y sin estar relacionada con los personajes de la primera.
Sin contar demasiado del argumento diré que la historia comienza, como bien anuncia el título, unos seis meses después de los hechos narrados en la primera película. Ahora, el ejército ha dado por controlada la plaga y comienza a traer ciudadanos a una Londres en reconstrucción. Pero como todo el mundo puede imaginar, no todo está controlado.
La historia se mantiene muy bien y los actores son bastante regulares, sin ser malos, pero sobre todo me ha llamado mucho la atención la calidad de los efectos especiales de la cinta; muy notables.
La música, al igual que la primera película, está muy bien a pesar de ser un poco estrafalaria, pero nunca da la impresión de quedar mal.
En resumen, una buena película, con la que me quedo con sus magistrales diez primeros minutos.
Nota: Un 8.

Harry Potter y la Orden del Fénix
He de decir que no soy ningún fan de la saga de Harry Potter. No he leído ninguna de las novelas, aunque sí todas las películas, y siempre me encuentro con la misma impresión; y es el carácter episódico de la mayoría de ellas. Creo que la mayoría de la cintas que forman esta saga narran una serie de acontecimientos que parece que van a acabar en un emocionante final y nunca lo hacen. Y no es que el protagonista no se enfrente a su némesis Voldemort (en muchas sí lo hace), sino que siempre quedan tantos cabos sin atar que no parece que la película deba acabar así.
Además, siempre me llevo la impresión de que las películas están pensadas para un público que sea fan de la saga, o al menos ya haya leído la correspondiente novela porque siempre acabo perdido. El argumento denso casi siempre se explica en pocos minutos en los que tienes que recordar con precisión los nombres de las docenas de personajes del Potterverso, algunos de los cuáles ni siquiera son presentados ni aparecen en esta película.
En definitiva, aunque la saga se mantiene regular, debo decir que no me parecen ni emocionantes ni demasiado buenas, aunque son entretenidas, eso sí.
Nota: Un 5 (Aunque supongo que si hubiera leído los libros le pondría un 7).

Shrek Tercero
Las secuelas cansan. Y ahora que Hollywood las están explotando tanto pues mucho más. Y esta película es una buena muestra de ello.
Aunque tiene momentos divertidos, tanto los personajes como la historia parecen manidos y repetitivos, y da la impresión de no estar contando nada nuevo. En mi opinión, la original idea que proponía Shrek se agotó en su secuela y no queda nada de ella en esta tercera parte.
No me atrevo a decir que aburra, pero, a excepción del divertido comando de princesas, no aporta nada nuevo. Y ojala lo dejen aquí.
Por cierto, a raíz de esta película he tomado la solemne decisión de no ir a ver secuelas si puedo evitarlo (sin contar las sagradas cuartas partes de Indiana Jones y Jungla de Cristal), porque la experiencia me ha dicho que su calidad es muy inferior, y además permitirá ver a los productores de Hollywood que lo que tienen que hacer es buscar de nuevo guiones originales y de calidad y dejarse de secuelas fiables y pelis basadas en cómics (que auguro que van a acabar por morir).
Nota: Un 5

Sesión Doble: Desmembrados / Ovejas Asesinas
De nuevo, pude asistir a otro preestreno en el Kinépolis, lo que siempre es un lujo. Pero esta vez, la cosa no fue tan bien. Por un lado, porque nos hicieron el lío con el horario y no pudimos cenar. Y por el otro, porque las películas son francamente malas.
Con la certeza de ir a ver dos piezas de serie B, me armé de ganas de reir y disfrutar de humor sangrante y zafio, pero no cuajó. Eso sí, aunque Ovejas Asesinas tiene un cierto aire a Braindead (aunque sólo sea porque transcurre en Nueva Zelanda), he de confesar que Desmembrados me gustó más. Y es que Desmembrados por lo menos intenta aportar algo de fuerza, algo de película, cosa que Ovejas Asesinas, no.
Eso sí, en una de las escenas de Ovejas Asesinas me dio un ataque de risa de diez minutos. No comento la escena para no estropear la sorpresa.
En resumen, dos pelis gore bastante normalitas para pasar un rato si vas preparado.

Nota: Un 3 (Y es que son muy reguleras)

11 de agosto de 2007

Civil War: ¿Timo o Revolución?

Hola a todos.

Tras este obligado periodo de inactividad, creo que es posible volver a realizar actualizaciones más regulares. Y en este tiempo, me he dado cuenta que nunca he escrito sobre una de mis grandes pasiones: los cómics.

Y ahora mismo, la estrella del mercado del cómic americano tiene un nombre: Civil War.

Supongo que muchos de vosotros habéis escuchado o leído en los periódicos o informativos españoles las noticias del des*************to de Spiderman o la m*****e del Capitán América, pero creo que pocos sabréis que ambos sucesos (y muchos más) tienen su origen en esta Civil War.

¿Que qué es la "Civil War"?

Vamos por partes. En los últimos años, Marvel (la editorial más importante de cómics de superhéroes con el perdón de DC) ha ido aportando cierto realismo social en gran parte de sus cómics.

Finalmente, se decidieron por hacer una macrosaga en la que cambiarían el status-quo del Universo Marvel, curiosamente a la vez que DC hacía algo similar. El argumento es este:
Aprovechando un accidente entre superhéroes adolescentes y supervillanos explosivos que acabó con la muerte de 300 personas, el gobierno ha decidido regular a los superhéroes de todo el país. Apoyado por Iron Man y gran parte de los superhéroes, el gobierno aprueba una ley que obliga a todo superhéroe a registrarse, mostrando su identidad pública y ponerse al servicio del gobierno. Por supuesto, otro grupo de héroes, liderados por el Capitán América, se oponen a que coarten sus libertades de esa forma. (Si queréis más datos: a la wikipedia)

Sin duda, la duda ofrece una excusa perfecta para que un montón de superhéroes se den de tollinas y una interesante cuestión lanzada al aire, muy a tono con la política actual estadounidense antiterrorista: ¿Libertad o seguridad?

"Mamá, hoy llegaré un poco más tarde a casa..."


Lamentablemente, en esta industria, aunque una idea sea buena es dificil llevarla a buen puerto. Aunque sólo se ha publicado más o menos la mitad de la saga en España debo decir que lo que podría haber sido una lucha entre iguales entre dos grandes: el Capitán América vs. Iron Man se ha convertido en un paripé ya que siempre presentan a éste último como "malo", haciéndo trucos sucios y trampas, poco apropiadas para un héroe. Y es una pena, porque desde mi punto de vista, ambos personajes tienen una parte de razón. ¿Permitirías a un adolescente con la fuerza de un elefante actuar como un policía sin placa? ¿Es correcto coartar la libertad de una persona sólo por haber nacido distinto? En principio, yo no tendría una respuesta correcta.

Además, el guionista principal de la historia, Mark Millar (un Michael Bay de la industria del cómic), no logra hacerme a los personajes creíbles a muchos personajes lo que quita fuerza a la historia, aunque debo admitir que es prácticamente lo único en lo que falla; al igual que el dibujante, Steve McNiven, que borda todos y cada uno de los dibujos.

Aún es muy pronto para opinar con seriedad, pero de momento, aunque mi lado adulto está un poco decepcionado, mi lado infantil se lo está pasando como un enano viendo peleas titánicas entre mis superhéroes favoritos.

Sea como sea, creo que es un buen momento para que cualquiera que tenga un poco de curiosidad, entre en este mundo de acción y aventuras que son los cómics de superhéroes.

Make Mine Marvel!

P.D: Aún así, rezo porque no hagan un destrozo con Spidey como el que hiceron en los 90 con la saga del Clon.