15 de marzo de 2010

Un mal sueño

Hace menos de una semana comencé con mi nuevo proyecto: la creación de un nuevo juego de rol, con mi visión personal del universo lovecraftiano: Evos Extraños (nombre provisional).

Dos días más tarde tenía gran parte de las mecánicas escritas y una buena idea de qué iba a ir mi juego. Sólo me faltaba realizar una labor de investigación sobre la mitología de Lovecraft. De hecho, dejé la estupenda "La Sonrisa Etrusca" a la mitad sólo para empezar a empaparme de nuevo del espíritu Lovecraft.

Al día siguiente me levanté con un terrible dolor de garganta y fiebre. Decidí no ir a trabajar y pasé el día en la cama, entre escalofríos y capítulos de Fringe. Y esa noche llegó el horror.

Terribles pesadillas delirantes me mantuvieron en un estado de miedo durante toda la noche. En una cama literalmente empapada de sudor, soñé que era el elegido de los Primigenios, que Yog-Sothoth me había elegido para traer el fin de la humanidad y que yo era el favorito de Cthulhu.

Fueron sueños vívidos y absurdos a la vez que me mantuvieron inquieto todo el día siguiente. Pasé otros tres días convaleciente y sin atreverme a abrir la carpeta que contenía el archivo titulado "EvosExtraños.odt".

Ahora mi temor ha pasado y estoy cada vez más convencido de que debo escribir este juego para que la humanidad conozca horrores que aguardan en la oscuridad, esperando que lleguen los evos extraños.
Publicar un comentario