3 de marzo de 2011

Yo sobreviví al Rolero de Hierro 2011

Ya terminó el Rolero de Hierro de 2011. Y ha sido, otra vez una gran experiencia, aunque este ha sido el peor año. El trabajo me tuvo muy impedido durante toda la semana y durante el fin de semana me surgieron asuntos que me impidieron dedicarme en cuerpo y alma a mi juego: Utopia.

El concurso empezó el martes y durante ese día estuve sopesando la posibilidad de hacer un juego de magos cantores, en el que los jugadores tendrían que cantar y rimar.

El miércoles descarté parcialmente esa idea por bloqueo y empecé a pensar en juegos de zombis, postapocalípticos y de animales parlantes.

El jueves me vino una inspiración y pensé en un juego futurista pero limpio. Mi idea inicial tenía mucho más que ver con Matrix que con Galáctica o Yo, Robot, pero al final salió así. Durante la noche, manché furiosamente dos páginas de mi cuaderno con las bases de lo que sería el juego.

El viernes por la tarde y noche lo dediqué por completo a escribir el texto liso del juego, e incluso hice un mini playtesting de la parte de juego del tablero para sopesar las probabilidades y demás.

Durante las dos primeras horas del sábado aún seguía escribiendo. Me acosté y al levantarme seguí escribiendo. La cosa fue fluída, pero me faltaba tiempo. Durante tarde y noche no pude hacer nada.

El domingo apenas pude dedicar un par de horas a terminar el texto y comenzar a maquetar el juego.

El lunes, tras una jornada de trabajo durísima, pude encontrar imágenes adecuadas para el juego y terminé de maquetarlo. A última hora lo entregué.

En general, estoy bastante frustrado con esta edición porque no he tenido todo el tiempo que hubiera querido para hacerlo. Además, cuando me llegó la inspiración no le dediqué el tiempo suficiente para analizar mis ideas y eso se nota en el juego. Algunas ideas no están ni mucho menos asentadas. Por otra parte, este ha sido el primero juego que presento con el que tengo ganas de seguir trabajando, dentro de algún tiempo. Tanto Cronautas como Sapientia son juegos que me gustaron pero en los que no tengo ganas de trabajar. Simplemente ya no me inspiran mucho.

La novedad de este año, el jurado, ha sido algo muy positivo, pero se ha echado de menos los comentarios de los miembros. De alguna forma, me gustaría que el jurado fuera más participativo, aunque no sé cómo conseguirlo sin que pierda la imparcialidad obligada.


Al final mi participación en el RdH11 ha tenido este resultado: UTOPIA.



En Utopía, los jugadores son Inteligencias Artificiales que dirigen una nave espacial generacional (HNS Utopia) en la que viajan los que podrían ser los últimos miembros de la raza humana, conocidos como Ciudadanos. Durante un siglo la vida ha transcurrido sin incidentes, pero el rencor ha ido gestandose en la sociedad humana y de pronto, los acontecimiento se precipitan cuando uno de los robots autómatas de la nave asesina a una persona. Pero los autómatas no están programados para poder matar, así que todo indica que una IA ha cometido el homicidio.

El juego transcurre a dos niveles: el mundo virtual, donde las IAs tienen discusiones y discuten y al final del juego tendrá lugar el asalto virtual de la sociedad humana para hacerse con el control de la nave, y el mundo real, donde las IAs interactuarán a través de cuerpos robóticos seleccionados aleatoriamente y en el que aprenderán de los seres humanos de forma que puedan fortificar el sistema operativo central de la nave para el asalto final. Las fortificaciones se irán construyendo con dados sobre un tablero en el que cada zona representará un área de control del sistema central que los humanos pueden intentar tomar o destruir.

Esta es una versión preliminar y sufrirá bastantes cambios hasta que resulte en la versión definitiva, pero nada impide que lo juguéis tal cual. Si lo hacéis, ¡escribidme y criticadme sin dudarlo!
Publicar un comentario