17 de abril de 2013

Un equipo roto

Este domingo, en nuestra campaña habitual de Marvel Heroic Roleplaying Game se cumplió uno de esos momentos que siempre he querido vivir.

Una de las características de los equipos de superhéroes es que su alineación es, casi siempre, variable. Es raro que todos los miembros de un grupo aguanten más de doce números, y a menudo algún héroe decide abandonar o pasarse al otro bando al cabo de un par de números. Forma parte del género es un detalle que me ha fascinado siempre, pero nunca he conseguido ver en una mesa de juego. Porque sí, estás en una misión, tus compañeros empiezan a actuar más allá de lo acostumbrado y decides que tus principios te impiden continuar en el grupo. ¿Y qué haces? ¿Empiezas a hacerte otro personaje de cero? ¿Te vas a por unas cervezas esperando a que termine la campaña actual?

Como he dicho muchas veces, Marvel Heroic RPG es un juego sobre cómics de superhéroes, y el hecho de cambiar de personaje es una característica de lo más común (De hecho, en el Evento Civil War te sugieren jugar con varios equipos en paralelo). De hecho, no estoy seguro de si es una regla escrita o lo ha asumido yo, pero en mi campaña los jugadores son los dueños de los PX y no los personajes, por lo que si un jugador acumula 15 PX y cambia de personaje, puede gastarlos libremente en su nuevo personaje si le viene en gana.

El caso es que en nuestra última sesión, Sombra-X, el equipo de operaciones encubiertas de la Patrulla X tuvo un terrible encontronazo. Con la amenaza de la reactivación de un nuevo programa Centinela, su líder, Pícara aceptó aliarse con Magneto, con la esperanza de que hubiera dejado atrás su pasado terrorista. Aunque el Amo del Magnetismo le pidió que no comentara nada a sus compañeros, Pícara no pudo engañar a sus amigos y les contó la verdad. Los otros dos miembros del equipo, Mariposa Mental y Rondador Nocturno se negaron a colaborar con el villano y Sombra-X se escindió.

Y no sólo eso, sino que al volver a la Mansión, Cíclope, preocupado por la opinión pública les prohibió actuar de ninguna forma contra el Proyecto Centinela. Rondador acató sus órdenes, pero Mariposa, decidió actuar por su cuenta.

Para mí, toda esa reunión fue un gran momento, en el que los jugadores pudieron llevar a sus personajes por donde querían sin miedo a romper el "contrato social".

En la próxima sesión, Mariposa tendrá que reunir un equipo dispuesto a saltarse las órdenes del líder mutante Cíclope, mientras que  Pícara tendrá que reunir otro grupo con menos escrúpulos para llevar a cabo la misma misión. Dos equipos, mismo objetivo. ¡Y el villano principal del Evento aún no ha aparecido! ¿Qué ocurrirá?

NUFF SAID!
Publicar un comentario