23 de mayo de 2017

La Sopa Fría

Este fin de semana estuve de despedida de soltero (¡Felicidades, xMeNux!).

Jugamos un rol en vivo.

Y quiero contar mi experiencia.

LA BÚSQUEDA

Para empezar, era el primer rol en vivo que jugábamos, y por supuesto, también el primero que organizaba. Me encontraba con una situación algo complicada por dos razones:

1) Íbamos a ser 17 personas en una casa rural. Eramos demasiados.

 y 2) La mayoría de los participantes no había jugado al rol en su vida. Y no solo eso, sino que a algunos directamente no les gustaban los juegos de ningún tipo. Otros, en cambio, eramos roleros veteranos.

Necesitaba algo sencillo, sin apenas reglas, pero que pudiera enganchar a propios y extraños.
Afortunadamente, encontré una partida de rol en vivo que encajaba perfectamente con lo que buscaba:

LA SOPA FRÍA





[A PARTIR DE AHORA, SPOILERS]

Básicamente, el juego consiste en una cena de amigos en una urbanización norteamericana idílica de los años 50. Sin embargo, en esa cena TODO EL MUNDO tiene roles ocultos, ya sea un espía comunista, un Iluminatti, un agente del FBI o un simple ladrón de guante blanco.

Lo cierto es que el guión está bastante bien trabajado y tiene una organización brillante. El juego comienza como un free-form pero luego oculta algunos secretos.

- De inicio, los personajes se presentan y se permite cierta interpretación con la excusa de la "terrible amenaza del comunismo".

- Cuando el ambiente se enfría, se activa un suceso: aparece un microfilm que es el objetivo de la mayor parte de los jugadores. Esta parece la parte central del juego y se supone que habrá muchos tiras y aflojas. Sin embargo, aún hay más.

- En algún momento, debe desencadenarse otro acontecimiento: jugar a descubrir como murió el anterior dueño de la casa (y dueño original del microfilm). Esta especie de Cluedo en Vivo queda bastante flojo porque no hay muchas pistas, pero es que esto no es má que otra excusa para que ocurran dos cosas: Primero, que se formen grupos y la guerra por el microfilm se encienda de nuevo y segundo (y principal): para empezar la fase final del juego.

- Cuando alguien encuentre la caja fuerte del muerto y la abra comienza la fase final, donde todos los jugadores tienen que colaborar y resolver el enigma, si no quieren morir todos. Básicamente es un Escape Room encubierto pero lleno de astucia. Y de hecho, de una dificultad bastante elevada, yo diría.

NUESTRA EXPERIENCIA

Como decía, iba con mucho miedo. Eramos muchos (de hecho, el juego era para 11 personas así que tuve que inventar 6 personajes nuevos de la nada), había bastantes cervezas en los alrededores y sabía que al menos la mitad de los  participantes estaba reticentes. Pero como al novio le iba a hacer ilusión, eché los restos: compré algunos disfraces y atrezzo, preparé el escenario, el portátil y los sobres con la información para cada jugador.

Y llegó la noche del sábado y nos pusimos manos a la obra. Para hacerles más especiales, decidí asignar al novio y la novia los roles de los señores Goodman, los anfitriones de la fiesta. Todos los demás papeles, matrimonios y roles se asignaron aleatoriamente. Eché a todo el mundo del salón, preparé la sala y comenzó el juego.

No voy a entretenerme demasiado en el desarrollo, pero vale la pena mencionar lo bien que se adaptaron la mayoría de los jugadores. Un par de ellos se enzarzaron en una discusión muy divertida y poco a poco fui viendo como se formaban alianzas secretas y facciones, de forma muy sutil.  De hecho, estoy seguro de que me perdí la mitad de la diversión, pero con 16 jugadores era imposible verlo todo.

Quizá la peor parte fue cuando se abrió la caja fuerte. Creo que no todo el mundo pudo ver que este era el nuevo objetivo y con tanta gente era imposible que todos investigaran el misterio de los códigos. Aún así, creo que en general lo pasamos de lujo. Muchas personajes me felicitaron por el juego y creo que fue una experiencia muy divertida. Me llama la atención que muchos de los no jugones me indicaron después que no sabían si lo estaban haciendo bien (¡incluso alguno de los que mejor se metieron en el papel me mostraron sus dudas!), pero supongo que en un juego tan "abierto" es inevitable que surjan esas dudas.

Como conclusión, creo que "La Sopa Fría" fue una gran elección. No es un rol en vivo al uso, ni mucho menos, pero sí es una interesante obra de ingeniería, muy bien diseñada por dentro, pero aparentemente sencilla por fuera, algo que favorece la inclusión de cualquiera. Quizá con 17 jugadores la cosa se desmadró demasiado, pero siendo tan free-form no creo que rompa el juego para nada.

Ah, por si alguien siente curiosidad: No, no conseguimos desarmar la bomba. Creo que con 5 minutos más, el equipo de desencriptado habría dado con la clave, pero no llegaron a tiempo y la Tercera Guerra Mundial estalló. Pero que nos quiten lo bailao.
Publicar un comentario