25 de marzo de 2009

Informe de Batalla: duelo de titanes.

De nuevo, Panoceanía y Nómadas iban a verse las caras de nuevo. Afortunadamente, los Nómadas contaban con un buen aliado:


... la todopoderosa Szalamadra, una armadura de combate potenciada con un cañón magnético hiperrápido y lanzallamas pesado. Una monada, vamos. Acompañándola, iban un grupo de tres alguaciles, un Intruder y Zoe y Pi-Well para asegurar que no le pasara nada a la criaturita.

Dos calles más allá se situaba un grupo de panoceánicos, cuya principal amenaza parecía consistir en un un Orco con HMG junto a un remoto clase "Sierra". O lo que es lo mismo, dos ametralladores, uno de ellos con Visión 360º.

Sin embargo, el primer contacto sucedió cuando el Intruder vislumbró al hacker panoco dentro de un edificio. Afinó su puntería y ametralló al pobre desgraciado, que no tuvo tiempo ni de pulsar un Enter.
Esto despertó las iras de un Croc Men, que desde el tejado de un edificio se descamufló y disparó contra el Intruder, con la mala suerte de ser él el que recibió un disparo en la frente. El Intruder estaba de racha.

Pronto, los acontecimientos se precipitaron: un Spektr situado a pocos metros del cadáver del Croc Men enemigo apareció para disparar a un Guardia Aquila que asomaba por una ventana. El fusil de francotirador le falló y fue acribillado. El Szalamandra mató al Orco y al remoto con gran tino, pero entonces sucedió lo inesperado: un Guardia Suizo apareció de la nada con un lanzamisiles e impactó de lleno en el T.A.G. nómada. Como consecuencia, Zoe y Pi-Well cayeron y el T.A.G. se escondió tras un muro, con los sistemas severamente deñados.


¡Un Guardia Suizo! Una infantería pesada con camuflaje termoóptico y un lanzamisiles eraalgo para lo que no estaban preparados los nómadas. A partir de ese momento, las tornas parecían cambiar. Los nómadas fueron cayendo poco a poco, mientras Panoceanía apenas perdían efectivos. Además, el ingeniero panoceánico había acorralado al Szalamadra ccolocando varias minas a su alrededor, y ni siquiera la llegada de un Hellcat y un Tomcat ayudaron a descubrir al Guardia Suizo camuflado.

En resúmen, el Szalamadra dañado por un lado, y el Guardia Suizo camuflado por el otro, causaban estragos en el contrincante. Al final, sólo un combate cara a cara entre ellos decidiría el resultado de la batalla. Con el sacrificio de un alguacil, el Guardia Suizo perdió su camuflaje, y fue el momento del enfrentamiento final.

La concentración del Guardia Suizo era absolutamente y estaba preparado para disparar un misil al T.A.G. antes de recibir su lluvia de fuego. Sólo un milagro (digamos, 1 posibilidad entre 20) podía hacer que el Szalamadra disparara antes que el enemigo. Y debido a la armadura del Guardia Suizo necesitaba dos milagros. La suerte estaba echada...

¡Budda!¡Budda! ¡Budda!
El milagro sucedió. Dos balas atravesaron el visor del panoecánico y acabó con su vida antes de que pudiera apretar el gatillo.

Los Nómadas habían ganado una batalla por primera vez desde que aterrizaron en Paradiso. No habían ganado la guerra, pero esa noche la cerveza corrió y los nómadas olvidaron la muerte durante unas horas.
Publicar un comentario