23 de marzo de 2009

Todo esto ya ha pasado, y volverá a pasar

Pero esta serie no.

Battlestar Galactica ha terminado. Sí, la semana que viene echarán un documental especial, y en el futuro van a hacer una serie precuela e incluso una película, pero la historia de la BSG ha llegado a su fin.

Ahora, toca recapitular (sin spoilers)



Antes de ver la Finale de BSG, estaba convencido de que era una de las mejores series de televisión que jamás había visto. Ahora, después de verla entera, sin duda la sitúo en el Top 3.

El episodio puede dividirse en dos partes claramente, siendo la primera uno de los mejores capítulos de la serie, y la segunda es un epílogo final.

Supongo que la primera parte es del agrado de todos, pero que el Epílogo no habrá gustado a tantos. Y aunque hay dos cosillas que le restan credibilidad a la historia, a mi me ha gustado. No hay giros argumentales absurdos que engañen al espectador, ni escenas terriblemente previsibles. La historia progresa bien y acaba bien, con mi ya adorado All Along the Watchtower poniendo el punto y final.

Si hay algo de lo que me podría quejar es de los Deus Ex Machina, pero si estamos hablando de una serie que trata de máquinas y de Dios, me imagino que era inevitable, ¿no?

En conclusión, el final de Galáctica es un final pensado y planeado desde hacen tiempo (no como me huelo que va a pasar con Perdidos); una obra de arte, que vista con calma gusta más, pero que puede resultar difícil de tragar.


Gracias, BSG. Por cuatro temporadas acojonantes. Lo que no sé es qué frak voy a hacer para llenar este vacío.

Y ya no aguanto más. A continuación, a destripar lo sucedido, con spoilers...



Lo primero, una serie de fracasados no iba a terminar como parecía a mitad del capítulo, con los cylons y los humanos de la manita, fumando la pipa de la paz. El final definitivo es mucho mejor, más acorde con el tono de la serie, y bastante más optimista de lo que esperaba. No es que me haya sorprendido que la humanidad actual seamos los descendientes de la unión cylon/humanos, porque era algo que ya imaginaba desde hace tiempo, de alguna manera.

Cada personaje tiene su momento en el capítulo, y todos tienen un final más que adecuado, a excepción de Starbuck, que su revelación como ángel ni me gusta ni me cuadra. Esto y que toda la humanidad acepte abandonar la tecnología sin ninguna pega son los dos peros de este magnífico capítulo final.
Gaius, Laura, Bill, Lee, Sam, Galen, Saul: todos tienen su final adecuado.

Como digo, el Deus Ex Machina de los misiles nucleares destruyendo la colonia sólo puede haber sido eso: un Deus Ex Machina, posiblemente realizado por "Dios". No sé, a mí no me chirría para nada. BSG siempre ha tenido un componente espirítual importante, donde lo sentimientos y creencias de los personajes quitaban importancia a las batallas navales.

Pero en el fondo, Galactica habla del respeto entre diferentes culturas, diferentes religiones y diferente color de piel. Habla del instinto violento y autodestructivo de la humanidad contra el que debemos luchar constantemente. Habla de lo bueno y lo malo de cada persona. Pero mejor dejo de filosofar, y dejo que el Almirante Adama hable por si mismo.



Discurso de Edward James Olmos en las Naciones Unidas (vilmente robado de Las Costas de Avalon)

Publicar un comentario