10 de febrero de 2007

¡Un retoño Oscuro! ¡Necesito más munición!

Ayer fue un día algo extraño, apenas si había terminado de comer cuando me tuve que marchar corriendo a casa de un amigo a pasar una tarde ludópata.


Tras esperar a que llegara todo el mundo, decidimos jugar al Arkham Horror (que tengo desde hace dos meses y sólo pude probarlo una vez y no lo terminamos).


A mí me encantó, lástima que a los demás no tanto. Cierto es que tiene tanta cantidad de cartitas, marcadores y tokens que pude tirarme más de media hora explicando el funcionamiento del juego, pero yo creo que lo merece.

El argumento del juego, que podrá resultar familiar a los aficionados al juego de rol de La Llamada de Cthulhu o a lectores de H.P. Lovecraft, es el siguiente: en la ciudad de Arkham están comenzando a abrirse portales de dónde están surgiendo horribles monstruosidades más allá de la razón. Los jugadores (que llevan a diferentes personajes que varían desde una monja a un mafioso, pasando por un profesor) tendrán que enfrentarse a dichos monstruos para cerrar los portales antes de que un antiguo Dios Primigenio despierte de su letargo en su plano dimensional y destruya Arkham.

Lo cierto es que el desarrollo del juego es totalmente contrario al concepto del juego de rol y las historias de Lovecraft, ya que donde en éstos prima la investigación y el miedo a perecer ante un caos insondable, en el Arkham Horror es bastante común lanzarse a matar vampiros, byakhees y semillas informes armado hasta los dientes.

Por otra parte, ya que el juego es colaboracional, no hay enfrentamiento entre jugadores y eso podría desanimar a algunas personas.

Sin embargo, a pesar de no tratarse de un juego tipo "alemán", la mecánica sí que ofrece la posibilidad de establecer alguna estrategia, que tiene que variar dependiendo del Dios Primigenio al que te enfrentes.
Eso sí, no es un juego simple ni tampoco breve (comenzamos a las 6 y acabamos a las 10:30), pero me parece un juego idóneo para pasar una larga sobremesa muy entretenida.
En fin, que para mí es otro de los juegos que pongo en mi Top Ten, pero me da la impresión de que no lo voy poder jugar demasiado a no ser que juegue partidas en solitario.
Publicar un comentario