6 de octubre de 2008

Jugando en el fin del mundo

Este fin de semana pude disfrutar de una sesión de Polaris. Fue mi primera vez, y con un par de amigos (Rubén y Luis) que nunca había probado los juegos indies, y puedo decir que aunque la sesión no fue un completo éxito, me he enamorado de este juego.

Me prometí a mi mismo jugar al mismo nivel que mis dos amigos, y no hice ningún tipo de preparación previa. A las cinco subimos a mi casa y les expliqué todas las mecánicas del juego. Eso tomó una media hora, pero después apenas hubo que consultar el manual. Además había hecho un par de libretos de dos hojas con los conceptos más importantes y esquemas para el uso de las Frases Clave, y resultaron la mar de últiles para mantener la fluidez en el juego. En menos de media hora creamos nuestros personajes (yo fui el que más tardé) y comenzamos el juego. Encendí una vela que llevaba años queriendo usar para algo y recité:

Hace mucho tiempo, las personas estaban muriendo en el extremo del mundo.


La primera escena (de siete) se centró en mi protagonista y se nota que no sabíamos muy bien qué hacer. Se sucedieron algunos sucesos interesantes que no terminaron en nada. Las escenas posteriores fueron mejorando poco a poco, hasta el último conflicto, que me encantó. Entre medias hubo una escena excesivamente larga de Antares que no me gustó demasiado, ya que hubo bastantes conflictos con poca chicha. Por otra parte, todos estuvimos de acuerdo en que al protagonista de Luis, Fénix, le faltó otra escena que no pudimos hacer por falta de tiempo. Además, me ha quedado muy claro que en los conflictos hay que ir a saco. Cuando la Fase de Conflicto acababa con un soldado herido, el feedback era mínimo. Cuando acababa con el protagonista exiliado voluntariamente, la gente asentía energicamente y silbaba.

Los papeles de Errado, Corazón y Luna no se cumplieron a rajatabla, principalmente por mi culpa, pero el sistema funcionó bien, aunque me he dado cuenta de que es muy importante expresarse con claridad en la Fase de Conflictos. En un par de ocasiones hubo de dar marcha atrás a la narración por malentendidos y eso hizo perder firmeza a la historia.

En general, creo que la sensación mejorará mucho en la próxima sesión si:

1.- Establecemos claramente los papeles de cada jugador. El Errado debería tener un papel más similar a un máster tradicional, con el control de los enemigos, presentar los conflictos y narrar el entorno.

2.- Hacemos las escenas más cortas e intensas, intentando hacer una sola Fase Conflictos. Y por supuesto, que el conflicto implique algo importante.

Por otra parte, la sensación personal fue genial. Me divertí en muchos momentos, y sentí que estaba jugando en un papel totalmente nuevo, una mezcla entre DJ y jugador, pero diferente a todo lo anterior. Sentía la responsabilidad, pero muchas ganas de divertirme.

Al final de la sesión, mientras opinabamos de la experiencia coincidimos en que esta historia no podía quedar así, y que otro día descubriremos el destino de Arrakis, Antares y Fénix.
Eso sí, no sé si por el esfuerzo de la sesión o por haber dormido poco la noche anterior, pero esa noche estaba totalmente agotado.

Publicar un comentario