27 de noviembre de 2008

Survivor Series 2008: Great Job

Hasta el momento, los combates han sido, siendo magnánimo, normalillos, pero ahora toca el turno de la Triple Amenaza por el título de la WWE: Jeff Hardy, Vladimir Koslov y el campeón Triple H. Bien, bien. La mala noticia es que esa misma mañana se había encontrado a Hardy incosciente en el hotel donde se alojaba. Parece que al final el combate por el título va a ser un uno contra uno.

Tras las presentaciones comienzan las hostialidades de un modo lento y tranquilo. Lo cierto es que tengo ganas de ver al Moscovita Mosqueado en un combate por el título, pero se me está haciendo algo pesado. Los minutos pasan y los luchadores no hacen más que hacerse presas, darse puñetazos y poco más. El ambiente tampoco ayuda, pues no hacen más que oirse gritos de "boring-boring" entre el público.


Mientras el combate se sucede sin sobresaltos, yo me abstraigo y me doy cuenta de que con la ausencia de Hardy, la victoria del Asesino Cerebral está casi asegurada. Pero no puede ser verdad que la WWE ofreciera un espectáculo tan aburrido. Dios, había leído que a los combates previos de HHH y Koslov les faltaba química, pero esto es ridiculo.
Y como quien no quiere la cosa, Triple H le aplica un pedigree al ruso. Sin embargo, el público sigue sin emocionarse demasiado. De hecho, la gente empieza a mirar en dirección a la rampa. ¿Triple H acaba de hacer un pedigree y la gente está mirando hacia la rampa? ¿Qué demonios pasa?

Es Vicky Guerrero, la mánager general de Smackdown. Sonriendo. Dice algo de que había prometido un Triple Amenaza y que una Triple Amenaza tendremos. Dice que él está aquí. La gente comienza a emocionarse ante la inminente llegada de Jeff Hardy, pero yo, que me las sé todas, me doy cuenta de que si sonrie no puede ser Jeff Hardy. Será Chavo Guerrero o algún otro.

...

-You think' you know me-

Algún otro como ¡¡Edge!!. Con barbas de naúfrago y con cara de haber salido del Infierno, el Oportunista Definitivo aparece y yo me levanto del sillón de un salto. Él va corriendo al ring y aplica una Lanza sobre Triple H. Y aparece Jeff Hardy que se encarga de zurrar a Edge, para luego bajar del ring y coger una silla. Hardy sube para golpear a Edge, pero este lo esquiva y el golpe se lo lleva HHH. Koslov se levanta sólo para recibir un increíble sillazo por parte del Meteorito con pelos. Finalmente, Edge aplica otra lanza sobre el Hardy y hace la cuenta de tres sobre Triple H. ¡Edge es el nuevo campeón de la WWE!
El plan de la WWE ha funcionado a la perfección: un combate incial aburrido que acaba en una avalancha de sorpresas.


Y como guinda, y contra todo pronóstico (mío) John Cena le arrebata el titulo de los Pesos Pesados a Chris Jericho. No sé si es una buena noticia, pero me ha sorprendido.

Justo cuando comenzaba a perder la pasión por el wrestling, a verlo todo predecible y aburido, la WWE se eleva con fuerza y ha creado un espectáculo en el que todo puede ocurrir, las sorpresas están aseguradas y vuelve a hacerme levantar del sillón. Genial.
Publicar un comentario