27 de abril de 2009

Rol con extraños

Ayer jugué por primera vez al rol con unos extraños. Fue algo raro y familiar a la vez.

Raro porque no me sentía cómodo del todo, porque estaba algo perdido en mitad de una gran historia y sorprendido al comprobar cómo jugaban algunos compañeros.

Familiar porque en el fondo todos los roleros jugamos de la misma forma, con el mismo fondo.

Pero sobre todo ha sido una experiencia genial y muy productiva con la que he aprendido que no necesitas jugar al rol con gente que no sean amigos tuyos, y que cuando todo el mundo quiere jugar no es ningún esfuerzo quedar todos los domingos del año para disfrutar de tu hobby favorito. Había olvidado lo agradable que era reunirme con gente para jugar al rol sin tener que andar detrás de todo el mundo durante muchos días previos.

¡Ey, y además jugamos a HeroQuest! Posiblemente uno de los mejores juegos de rol de la Historia.

Gracias, chicos. Prometo repetir cuánto antes.
Publicar un comentario