9 de mayo de 2008

¡Patrulla de la Justicia, reuníos! (III)

¿Por dónde empiezo?

Pues la verdad es que la idea ha surgido de una simple coincidencia. Como comenté hace días, de los cómics que me compré el mes pasado, los que más me gustaron fueron los ambientados en aventuras espaciales. A raíz de eso, comencé a leer aventuras de los Green Lantern y me di cuenta de lo mucho que me maravillaban los anillos de poder, que les permitían hacer prácticamente cualquier cosa que imaginaran.

¡Eso era lo que estaba buscando! Es cierto que sólo permitir jugar con "ese" tipo de personajes podría parecer muy restrictivo, pero tampoco quiero hacer el juego de rol definitivo. Sólo quiero hacer el juego de rol de superhéroes que siempre he querido jugar.


Con esa idea básica en la mente, he pensado a comenzar a desarrollar paralelamente tanto ambientación como reglas. Está claro que la ambientación no partirá de cero como quiero hacer con la mecánica de reglas, pero sí quiero que tenga la suficiente personalidad propia como para resultar algo más que una copia de algún cómic.

La ambientación se basará en lo siguiente: de alguna manera, los personajes serán seres de toda la galaxia que han sido elegidos por uno o más entes superiores que quieren mantener la paz y la justicia en la galaxia: serán miembros del Cuerpo de la Luz Azul [nombre provisional].

No quiero que la ambientación esté demasiado definida, pues parte de la gracia del juego es que tanto el DJ como los jugadores tenga la posibilidad de crear sus propios mundos, razas y civilizaciones, pero también me gusta partir de algo sólido así que puede que tenga que hacer un pequeño apartado sobre la Historia del Universo y una clasificación de algunas de las razas, seres y civilizaciones más conocidas.

Luego está el asunto peliagudo de elegir el estilo de ciencia-ficción que quiero meter al juego: ¿Hard scifi o space opera? Pues un poco de las dos. De nuevo, voy a intentar matar otra vaca sagrada combinando dos estilos que en principio parecen opuestos.


Inspiración trepidante de Jason chan (Pincha para verlo en todo su esplendor)

En cuanto a la mecánica hay dos prioridades: la creación de personajes, que dará pie al esqueleto del sistema, y el manejo del "anillo", que a partir de ahora llamaremos "artefacto de poder".

Para la creación de personajes me gustaría resaltar el hecho de la mayoría de los miembros del Cuerpo tienen capacidades físicas y mentales muy similares. Y sólo son más poderosos unos que otros debido a su experiencia (un teniente será más poderoso que un cadete) y a su fuerza de voluntad (un hombre decidido usará mejor el artefacto de poder que otro dubitativo). Así, llegué a la conclusión que los personajes tendrían un listado de características bastante sutil, nada de Fuerza, Agilidad e Inteligencia. Quería una forma de medir su voluntad: su moral, su pasión, su firmeza, su ímpetu, su paciencia, su insistencia. Vaya, parece que ya podría tener las seis características básicas:
Moral, Pasión, Firmeza, Ímpetu, Paciencia e Insistencia. Lo cierto es que me gusta la naturalidad con la que me ha salido, pero veo solapamientos entre algunas de ellas y tengo que trabajar algo más en ellas, pero es un comienzo.

Por otra parte, no podemos olvidar que se trata de un juego de superhéroes y que el combate será una parte fundamental del juego. Eso me lleva a la conclusión que todas o casi todas las características deberían ser utilizables en combate. Además, cada vez le veo menos sentido a incluir una serie de habilidades. Mejor que eso, cada personaje sólo tendrá una habilidad bastante especializada que le concederá bonificadores en las tiradas de característica que estén relacionadas con dicha habilidad.

Y llegamos al punto más delicado: el artefacto de poder. Respecto a esto, tengo dos ideas:
- La primera es convertirlo en una batería de puntos, que se irían gastando conforme se usaran como ataques, armaduras o construcciones útiles.
- La segunda es crear un sistema de obtención de poder. Así, al comienzo de cada turno, o cada combate, el personaje haría una tirada para obtener determinados puntos de poder que luego podría gastar para atacar o defenderse u otros usos imaginativos.

Las dos opciones tienen sus pros y sus contras, pero me inclino más por la segunda variante, que es menos realista pero resulta más jugable y parece más divertido.

La verdad es que tengo que admitir que este proyecto está resultando bastante divertido, a pesar de que estoy atascado en muchos puntos. Sin embargo, la semilla ya está plantada y, con paciencia y esfuerzo, espero obtener resultados.

Seguiremos informando.
Publicar un comentario