5 de enero de 2007

Las 10 Mejores Series de Televisión (I)

Me considero un auténtico devorador de series de televisión y en muchas ocasiones prefiero ver un capítulo de mi serie favorita antes que una película cualquiera. Y es que el nivel de calidad que llegan a alcanzar algunas series es increíble, gracias a que los productores yanquis han podido darse cuenta de que una serie de televisón puede dar tanto dinero o más que una película en merchandising. Bueno, el caso es que he decidido hacer un listado con, en lo que a mi parecer son, las 10 mejores series de televisión norteamericanas con actores reales que he visto nunca (y es una pena que aún no le haya puesto las zarpas encima a Eureka o John Doe).

Bueno, aquí van las cinco primeras del Top 10:


10) CSI: Las Vegas.

Esta serie supuso una revolución en España de las series policiacas, con un tratamiento frío y morboso de los casos policiales. La serie está protagonizada por un equipo de la policía forense, que se encarga de analizar minuciosamente cada detalle de la escena del crimen y sus consecuentes pistas hasta dar con el culpable del caso. Lamentablemente, la idea es buena y ha dado lugar a dos spin-offs (CSI: Miami y CSI: New York), pero la similitud de los capítulos en su desarrollo, la poca personalidad de sus personajes (excepto Grissom, que chana bastante) y su lenta evolución hace fácil desengancharse de ella.



9) Angel.

Del maestro, Joss Wheddon, nos llega este spin-off de Buffy: Cazavampiros, centrada en el hasta entonces soso personaje de Angel, el vampiro con alma. La serie comienza de forma muy irregular, con dos primeras temporadas bastante aburridas, repletas de capítulos de "relleno" y sin una idea muy clara del camino a seguir. Sólo es a partir de la tercera temporada cuando la serie toma forma, el personaje de Angel adquiere una personalidad propia fuera del concepto de vampiro con alma, el resto de personajes se consolidan y la trama se pone interesante. Es, lamentablemente, en la quinta y última temporada, cuando Angel se convierte en una serie cojonuda, hasta el punto en el que el protagonista acaba cayéndote simpático. Los capítulos cómicos son para partirte de risa, y el prematuro final de la serie (por culpa de productores cegatos) es para quitarse el sombrero. Sólo por los diez últimos minutos de la serie merece la pena haberse tragado todas las cinco temporadas.



8) Firefly.

Otra gran serie de Wheddon, ambientada en un mundo de ciencia-ficción muy parecido al universo Star Wars. La serie es buena en todos los aspectos (personajes carismáticos, tramas interesantes, frescura...) pero lamentablemente fue cancelada a mitad de temporada (¡El ataque de los productores estúpidos!), aunque le sobrevive una serie de cómics (algo mediocre) y una película, Serenity, bastante buena pero que no logra salirse del espíritu de "serie de TV". Lástima que ninguna de las nuevas cadenas se haya atrevido a emitirla en España.



7) Prison Break.

Quién iba a pensar que la fuga de una cárcel iba a dar para tanto. No he terminado de verla, pero de momento ha conseguido el primer paso: engancharme. El prota tiene una mezcla entre dureza y ternura que te tiene que caer bien por narices y, a pesar de los bruscos cambios de personalidad de los personajes, la trama aguanta con firmeza y es un cambio de aires muy positivo.



6) House.

Otra revolución para las series de médicos. Porque ya está bien de culebrones televisivos entre batas blancas. House es una serie que cada capítulo sigue un patrón muy concreto y que me temo que podría llegar a aburrir, pero de momento sigue en el filo del bisturí, posiblemente por la arrolladora personalidad del personaje de House (brutalmente honesto). Alguien podría pensar que es imposible hacer una serie que se sostenga con los cuatro comentarios sarcásticos de un médico borde, pero así es. Por otra parte, la relación que matiene el prota con sus pupilos se hace muy divertida y se nota una evolución, lenta pero agradable. Por cierto, ¿alguién sabe cuál es la especialidad de Chase?



Próximamente, los cinco primeros puestos...
¡Y no dudéis en dejar vuestro comentarios!
Publicar un comentario