10 de septiembre de 2008

Hablemos de Rol: My Life With Master

Escribí esta reseña hace una semana (¡lo juro!) y la dejé en el tintero. Luego, René López, desde Against the Shadow, hizo una crítica estupenda del juego que me quitó las ganas de publicar la mía. Al final lo hago, sólo porque sé que algunos de mis jugadores son tan vagos que ni se molestarán en leer otros blogs. Allá vamos.


Perturbador. Esa es la palabra que me viene a la cabeza tras leer el juego.

My Life With Master no trata de la sufrida vida de un grupo de jugadores de rol sometidos ante un máster tirano. Pero podría. My Life With Master es un juego de rol terrorífico en la que los jugadores toman el papel de esbirros que sirven a las órdenes de un maligno maestro con una obsesión diabólica. Lejos de los heroicos aventureros, los PJs son criaturas horribles, levemente humanas, pero mental y físicamente afectadas por su amo, al que deben servir fielmente y cumplir las inhumanas órdenes que les manden... al menos al principio.

La única oportunidad de los esbirros reside en la gente del pueblo cercano a la residencia de su amo. Sólo si logran establecer lazos de afecto con los habitantes del pueblo lo bastante fuertes podrán liberarse del control psicológico que ejerce el maestro sobre los PJs. Básicamente, esta es la premisa de este juego tan extraño y avanzado.

El manual de MLWM no es para un novato. No habla de cómo jugar, ni de los papeles de narrador y de jugador, ni de cómo llevar a cabo la estructurada forma de jugar. Incluso para un iniciado al rol narrativo como yo me ha resultado un poquito duro.

Una de las curiosidades del juego es que sólo existen cinco atributos:
- Miedo (global): representa el poder que ejerce el maestro sobre sus súbditos y el pueblo.
- Razón (global): simboliza el poder que poseen los habitantes del pueblo.
- Autoversión (personal): representa el odio que siente cada esbirro por si mismo
- Fatiga (personal): es el nivel de cansancio, hastío e indiferencia del personaje.
- Amor (personal): se divide en los diferentes conocidos que tiene el personaje y mide el afecto que siente por esas personas.

Durante el proceso de creación del amo, que se hace conjuntamente, se decide el nivel de Miedo y Razón, así como el perfil del amo, sus Deseos y sus Necesidades. Posteriormente, cada jugador crea su esbirro, distribuye tres puntos entre Autoaversión y Fatiga (sí, las dos características son negativas) y sus cualidades Más que Humano (que le permite hacer cosas sobrehumanas, como ver en la oscuridad) y Menos que Humano (que le impide realizar alguna tarea de forma normal, como la ceguera).

Una vez terminado el proceso creativo, el juego comienza con una reunión de esbirros en la que el amo les asigna unas misiones y luego es cuestión de los jugadores que la acción fluya. El juego ofrece cuatro tipos de escenas: asignación de misiones (como la primera), Acercamiento a un Contacto (en la que el esbirro intenta relacionarse con alguien del pueblo) y las dos que permiten cumplir misiones: Violencia y Villanía.

Es un juego muy sólido, tremendamente original y bastante poco rejugable, pero eso no le quita ningún brillo a este juego tan interesante. Directamente pasa a mi lista de juegos que me muero de ganas por probar.

Oye, y hay una reseña estupenda del juego en el blog del Tirano de Nordmaar. ¿Y que por qué hago estas entradas habiendo reseñas mejores? ¡Pues porque me apetece! ¡Y mi blog es mío y me lo follo cuando quiero!
Publicar un comentario