29 de diciembre de 2008

Esto ya ha pasado... y volverá a pasar

Hoy he terminado el décimo capítulo de la cuarta temporada de Galáctica; una temporada que empezó bastante mal, con capítulos anodinos, aunque bien realizados, pero ha acabado con un final arrasador y muy positivo. Vamos, que estoy flipándolo.

Ahora mismo estoy maravillado. Creo que Galáctica podría convertirse en mi serie de televisión favorita (y desbancar a mi querida Buffy Cazavampiros). Tiene casi todo lo necesario: intriga, acción, tensión, romance, drama, toques de humor, personajes profundos, tramas llenas de contenido, dilemas morales, sorpresas, misterios y unos cliffhangers a la altura de Perdidos. Y cada capítulo es una obra maestra de realización. También acepto que no es una serie apta para todos los públicos, pero todo el mundo debería intentar verla.

Publicar un comentario