25 de diciembre de 2008

Regalos navideños

Esta mañana he sido premiado con mi gran -ejem- comportamiento este año con dos estupendos regalos de navidad:

El primero consiste en una mochila cojonuda. Básicamente genial, porque muchos sabréis que yo no puedo vivir sin una mochila a la espalda y la que tenía ya se transparentaba por muchos sitios y con el paso de los meses había sido mejorada con una serie de agujeros de ventilación.


El segundo es un juego que llevaba tiempo queriendo comprar: La Danza del Huevo, un juego de 2 a 4 jugadores en las que los participantes tendrán que sujetar algunos huevos (casi todos de goma excepto uno de madera) con diversas partes de su cuerpo a la vez que se van realizando las órdenes y pruebas que indiquen los dados. Es un juego infantil que hace las delicias de los mayores en las reuniones festivas. Él único fallo que le veo es que tiene un número de jugadores bastante limitado. Supongo que bastará con comprar otro pack más.
Publicar un comentario