18 de febrero de 2008

Davader critica... (last one)

Sweeney Todd

Toda la culpa la tiene Sweeney Todd, la última película de Tim Burton. Un éxito de crítica y pública. A todo el mundo le parece una obra maestra. Menos a mí.
Al principio pensé que era porque no me gustaban los musicales, pero lo rechacé al recordar con alegría Grease, The Rocky Horror o La Tienda de los Horrores. Luego pensé que iba con una idea preconcebida y negativa debido a mi "anti-TimBurtoneria", pero no creo que haya sido tan injusto con alguien que ha hecho Batman, Mars Attack! y Sleepy Hollow.


Afortunadamente, ese "yo contra el mundo" que me ha tenido algo amargado durante unas horas se ha ido diluyendo como sangre por las alcantarillas. Por fin, comienzan a aparecer críticos frikis y frikis críticos que comparten opinión conmigo: se leen bostezos, comentarios sobre salas vacías a los 15 minutos de empezar el film y otras cosas igual de poco afortunadas.

No soy tan raro, pero parece que tampoco valgo como crítico de cine aficionado. Sólo me queda despedir esta sección con un poquito de mala uva.

A mí, Sweeney Todd me pareció aburrida, sosa y cutre.

Es aburrida porque supongo que el musical en el que está inspirado es malo. Si no, no me explico algunas de las tediosas canciones repetidas (y repetidas y repetidas) hasta el límite. Por supuesto, tiene temas bastante buenos, como el principal de Sweeney o la competición contra el barbero italiano, pero si tengo que escuchar otra ver el nombre de Johanna me pego un tiro.
También ha debido influir la escasísima dialectica no musical de la cinta. Sí, es un musical, para hasta en Moulin Rouge hablaban más.

Es sosa porque la historia no sólo no me enganchó, sino que era o predecible o inservible. ¿Predecible? La "sorpresa" final de la mujer de Benjamin Barker. Regla nº1 del cine: sin cuerpo no hay cadáver, ¿y por qué sino no aprovechó Burton una escena en el cementerio de haber sido así?
¿Inservible? La historia de amor del ñoño y Johanna, que no lleva a ninguna parte y ni siquera concluye definitivamente.

Es cutre porque no entiendo la decisión con respecto a los efectos especiales. Si se decidió descartar la elegancia para hacer una violencia más oscura y gótica, ¿por qué usar esa sangre de lata de tomate y esos efectos especiales tan deplorables?

... Vale. No todo es malo. Helena Bonham Carter lo clava y destaca como lo mejor de la cinta, y la escena de la matanza de clientes así como algún chiste malo son bastante divertidos.

Por supuesto, puedo entender que haya gustado a algunos. A los fans de Tim Burton les gustará porque todas sus películas les gustan. Yo personalmente, que no le tengo entre mis directores favoritos, me veo obligado a catalogar Sweeney Todd como mala y una de sus peores películas.

Nota: Un 3.
Publicar un comentario