1 de febrero de 2008

Best Royal Rumble Ever!!!

Ya que he salido del armario wretlero, me apetece comentar la última velada que he visto: el Royal Rumble 2008. A estas alturas, se podría decir que va SIN SPOILERS, pues no diré nada que no se sepa ya por Cuatro.

He de admitir que este último año me he sentido algo defraudado con el Pressing Catch. Las storylines no terminaban de cuajar y hay algunos luchadores que sobran por completo ("Khali can´t wrestle!") y otros que veo bastante desaprovechados (Mr. Kennedy... Kennedy). También es verdad que la forma de retrasmitir la WWE por Cuatro ha mejorado considerablemente.

Sin embargo, tengo una queja considerable: los PPV del año pasado (veladas especiales más o menos mensuales que es pagan por PPV) han sido muy malos. En demasiadas ocasiones, un luchador ha sido descalificado, considerando el combate nulo y dejando al campeón con el título aunque no se lo mereciese.



"Y se quejaban de la linea 10..."

Pero este último PPV: el Royal Rumble ha sido brutal. Los combates individuales fueron decentes, aunque tuvieron ciertos fallos, pero en general gustaron.

Por cierto, el acontecimiento tuvo lugar en el Madison Square Garden de NYC, y resultó algo pequeño para mi gusto y con mayoría de fans de los heels (comúnmente llamados los malos), lo que provocó extrañas situaciones como el abucheo a Rey Mysterio (WTF?).

Después llegó el evento principal: el Royal Rumble. 30 luchadores en un ring, entrando de uno en uno cada 90 segundos hasta que sólo quedase uno en pie. La elección de los dos primeros luchadores fue fantástica y todo el combate transcurrió de una forma espectacular, aunque con demasiada cantidad de luchadores en el ring de media. Admito que llegué a levantarme del sillón en dos o tres ocasiones. Y el final... no diré más porque he prometido no soltar spoilers.

Si los Royal Rumble son siempre combates espectaculares tengo que admitir que el Royal Rumble de este año ha sido de los mejores.

Y para los que ya lo han visto o no les importa comerse unos spoilers, podeis seguir leyendo...

La velada comenzó con el combate de Ric Flair contra MVP. Si Flair perdía, se vería obligado a retirarse de forma permanete. Lógicamente, MVP no fue el rival necesario para jubilar a Flair. El combate fue algo soso, pero no se alargó tanto como para aburrir.

El siguiente combate fue JBL contra Chris Jericho. Ambos cometieron algunos fallos vergonzosos (ese bulldog lamentable...), pero en general me gustó y acabó con la victoria de JBL por descalificación de Jericho al golpear la cabeza 'dios del wrestling' con una silla.

Los siguientes dos combates fueron los de Edge vs Rey Mysterio por el título de los Pesos Pesados y Randy Orton contra Jeff Hardy por el título de la WWE.
Ambos combates estuvieron bastante bien y dieron lugar a coreografías bastante espectaculares por parte de los dos aspirantes (Rey y Jeff), pero, como era de esperar, los dos campeones heel retuvieron el título con sendas victorias más o menos merecidas.

Y el evento principal... ¿Qué decir? Que comenzaran el Enterrador y Shawn Michaels fue un homenaje perfecto al anterior RR y una oportunidad muy buena para ver a dos de los grandes luchar. Se podría decir que el comienzo fue el segundo mejor momento del macro-combate. El mejor, sin lugar a dudas, fue la aparición en 30º puesto de John Cena. ¡Qué bien lo habían ocultado los de la WWE! Cuando corrió el rumor de que a lo mejor podría recuperarse de su lesión tan rápido como para llegar a Wrestlemania, borraron cualquier posibilidad de que un fan sugiriera a Cena como campeón del RR. No soy ningún fan de este luchador, pero la aparición de John Cena me levantó del sofá y puso la guinda a uno de los combates que más me han gustado de los últimos meses.

¡Y es que el Royal Rumble es único!
Publicar un comentario