5 de febrero de 2008

Davader critica... Monstruoso (II)

El taquillazo de la temporada se ha estrenado por fin en España. Tras una espectácular campaña de marketing, el creador de Alias y Perdidos, J.J.Abrams, nos trae una monster movie llena de frescura y genialidad.

Lee más

La cinta comienza con la sencilla presentación de los personajes y establece la trama principal: Rob, el protagonista se va a marchar del país dejando atrás a Beth, su mejor amiga y la mujer a la que siempre ha amado. Porque en realidad, Monstruoso no habla de la destrucción de Nueva York por parte de un monstruo horrible, sino de la historia más grande y sencilla que puede crearse: una historia de amor: el chico pierde a la chica y lucha hasta que la encuentra, convirtiéndose en un héroe mejor y más cercano que cualquier militar o Presidente de los USA pudiera ser. Pero no hay que equivocarse con el protagonista: Rob es pijo, antipático y le falta carisma. No es el hombre perfecto, pero debe sobrevivir emocionalmente mientras el mundo se derrumba a su alrededor. Es un cambio genial de lo colosal a lo personal.

Justo al final de la fiesta de despedida, mientras los amigos de Rob le hacen ver que se encuentra bloqueado emocionalmente, aparece el monstruo. Aparece el activador. Y comienza la subtrama: el monstruo destruye Nueva York.

La siguiente hora es frenética. Los efectos especiales son espectaculares y dan la impresión de que verdaderamente es el fin del mundo. El monstruo no se muestra directamente nunca, acercándose más a Alien que a Godzilla. La cámara que muestra los hechos se mueve caóticamente y ayuda tanto a ocultar el aspecto del monstruo como a transmitir la sensación de caos. El terror se palpa en el ambiente y logra sumerger al espéctador en la ciudad en ruinas.

Este es el aspecto de la página oficial: 1-18-08.com

Parte de la genialidad de Abrams reside en la creación de una tercera trama, más allá de la película. Los trailers, las páginas virales, los documentales y los segundos visionados de la película prometen aportar más datos que hacen más grande a la película en sí. De momento, se ha descubierto que se puede ver algo más si se presta atención a la última secuencia de la cinta en la que la pareja contempla el mar desde la noria (muy Lost todo esto), al igual que la grabación que suena durante los títulos de crédito.

Esto me recuerda que aún no he comentado lo que creo que es lo mejor de la película: la grabación original de la cinta, de la que sólo quedan fragmentos tras ser borrada encima, muestra un flashback del encuentro romántico y sexual de la pareja. Un recuerdo espontánea y sentimental se ve borrado por el recuerdo social y forzado, pero incluso tras quedar sepultado todo, al final, queda un pequeño fragmento de ese recuerdo.

Nota: Muy Alta.

Publicar un comentario