24 de enero de 2008

Conjunción de frikismo

Parece que el hecho de coger un catarrazo de los buenos ha hecho que tres de los pedidos frikis que tenía pendientes me han llegado el mismo día de ayer.

En primer lugar, he recibido el último de los juegos indies que había pedido a Indie Press Revolution: Polaris. Como en su momento estaba agotado he tenido que esperar unas semanas a que lo reeditaran pero ya lo tengo en mi poder. Tragedia caballeresca en el Norte Supremo. Hasta el subtítulo me ha costado traducir. La impresión inicial es que es un juego épico y muy lírico. Ya aviso que también parece raro de narices. Por lo que se ve, los jugadores llevan a un solo personaje y su entorno entre todos y el Narrador va cambiando en cada escena. Como viene siendo habitual en estos juegos jipis, el objetivo del juego es crear una historia rica y apasionante. Eso sí, tiene un número específico de jugadores: de 3 a 5, siendo 4 jugadores lo más recomendado.

El segundo juego de rol ha sido The Authority RPG, basado en los cómics del mismo nombre (Aprovecho para recomendar la primera etapa encarecidamente). Es un manual enorme en tapa dura y a todo color que merece los 10 € que me ha costado. Aparte de una descripción exhaustiva del mundo de The Authority, la peculiaridad del juego creo que consiste en que los personajes son superhéroes con enormes superpoderes que deben decidir qué hacer con ellos. Podría ser una buena contraposición a Brave New World: Héroes con pequeños poderes contra el sistema VS Héroes con Grandes poderes que SON el sistema.
Me va a costar bastante digerir las 400 páginas pero a ver si vale la pena.

Y por último, me ha llegado un juego de mesa que llevaba casi tres meses esperando: Stonehenge. Este juego tiene la particularidad de que en realidad es cinco juegos en uno. La gente de Titanic Games les propusieron a cinco famosos diseñadores crear un juego basándose en unos elementos tales como un tablero fijo, unas cartas y unas fichas. Así, el juego ofrece una competición mágica de druidas, una subasta medieval, una carrera de naves alienígenas, otra competición de druidas, esta vez electoral, y una lucha por la gloria entre caballeros artúricos fantasmas. Y no sólo eso, sino que en la página del juego ya han aparecido muchos más juegos basados en Stonehenge. Lo cierto es que tiene muy buena pinta y aunque tienen mecánicas sencillas, parecen tener muchas posibilidades.
Publicar un comentario