16 de abril de 2008

Dunyon

Hace algunos meses comencé a leer un cómic llamado Los Caballeros de la Mesa del Comedor. Para el que no sepa de qué trata, diré que es un cómic humorístico publicado por Devir que narra las desventuras de un grupo de jugadores de rol bastante arquetípico y el mundo rolero en el que viven.

Tiene tiras bastante malas y otras tremendamente graciosas, pero tras leer dos o tres centenares de páginas me dí cuenta, más allá del humor del cómic, de lo mucho que me gustaban las aventuras que vivían sus personajes, y lo mucho que echaba de menos esas aventuras clásicas que jugamos al comenzar a vivir el rol. Mi grupo nunca fue especialmente dungeonero (dungeon-crawling como dicen por ahí), pero sí vivimos aventuras donde matar y saquear eran las máximas aspiraciones.

Con esa nostalgia en mi cabeza, me planteé preparar una campaña de AD&D o incluso hacerme con los manuales de Hackmaster (el juego de rol al que juegan en Los Caballeros de la Mesa del Comedor inspirado en AD&D y que finalmente fue publicado con bastante éxito). Al final nada surgió de tanta ilusión.

Curiosamente, en el momento en el que más rolerísticamente moderno me encuentro, leyendo juegos indies de nueva generación, ha llegado hasta mí Donjon, un juego de rol de Clinton R. Nixon (el creador de La Sombra del Ayer), inspirado en las aventuras añejas de D&D. De alguna manera, este juego une los dos polos opuestos y propone aventuras de "saja-raja" con una dinámica moderna, en la que los jugadores colaboran, o más bien se enfrentan, con el Donjon Master para crear la historia. Y utiliza montones de dados de 20.

El juego en su versión beta ha llegado a mis manos gracias a Dogui, *j y otros grandes colaboradores de Salgan Al Sol, que está realizando la traducción, maquetación y remasterización del juego. Personalmente, no podía esperar a ver el pdf así que me he imprimido el texto en formato html y me lo he leído de una tacada. Ahora sólo queda convencer a alguien para jugarlo. O esperar a que se me pasé la excitación y releerme objetivamente el futuro pdf. Y cuando lo haga, no dudéis que lo reseñaré como es debido.
Publicar un comentario