6 de abril de 2008

Al final, el infierno (I)

Fragmento del Telenoticias del Canal 2
Fecha: 27/01/2001 20:32

El caos se ha adueñado de la ciudad de Nueva York, los disturbios se producen sin doquier desde la medianoche de anteayer. Nadie sabe qué ha pasado, pero parece que todo hombre, mujer y niño de la ciudad ha enloquecido. Nadie sabe qué está pasando, pero la situación todavía parece lejos de solucionarse.

El ejército ha empezado a controlar Newark, Staten Island y Yonkers, dónde estamos situados, pero el centro de Manhattan, sigue siendo un auténtico infierno. Como pueden ver, las calles están repletas de coches destrozados y los operativos médicos se están llevando a las últimas personas muertas mientras que el ejército se encarga de los afectados que siguen con vida, trasladándoles a centros psiquiátricos de los suburbios.


Las autoridades aún no han hablado con la prensa y las especulaciones sobre las causas de este horrible suceso se acumulan. ¿Esquizofrenia colectiva, drogas en el agua, el Apocalipsis? Walter Mulligan, líder de la Iglesia del Padre del Amor, ha afirmado que este acontecimiento es un castigo de Dios por los pecados de los neoyorquinos.

… Humm… nos comunican que hace una hora, una patrulla ha encontrado un edificio en el Bronx habitado por varias personas sin síntomas de la locura común en el resto de neoyorquinos. Suponemos que habráan sido trasladados al campamento de Garfield, pero esto supone un pequeño rayo de esperanza en este desastre sin precedentes.

Devolvemos la conexión, Jim.

3 comentarios:

xMeNux dijo...

¿Eins?

Lord Davader dijo...

¡Bienvenidos a la Semana Unknown Armies!
Me temo que esta semana te encontrarás con varias entradas que no tendrán sentido a no ser que hayas jugado la campaña de Unknown Armies que he terminado recientemente

Anónimo dijo...

Nueva York sumida en el caos por mi culpa.
Tal vez no fui lo suficientemente fuerte para hacer la elección correcta, tal vez debiera haber elegido matar a un amigo para evitar la muerte de más de 100 personas y otras tantas heridas, pero fue demasiada violencia, más de la que puedo soporta....
Maté a un hombre con mis propias manos, después esos mendigos diabolicos y por ultimo, por ultimo tres tiros a una mujer.
Sabía lo que tenía que hacer, pero no pude.