28 de abril de 2008

Rol de Bolsillo

Desde hace meses, mi situación rolera actual está de muy capa caída, en un lento pero inevitable descenso hacia su muerte. Cada vez juego menos, aunque de momento tengo asegurado una sesión al mes, que no está nada mal.

Junto a esta situación crítica, me he dado cuenta de otros dos datos relevantes. El primero es que me es imposible mantener un grupo de jugadores fijo. No sé si será un problema común en la comunidad rolera, pero para mí sí lo es. Ese pequeño problema que algunos manuales te dicen que podría suceder es el pan de cada día de mis campañas.
Además, considero que he fracasado en todos mis intentos de captar a jugadores nuevos a los juegos de rol.

Por todos estos motivos, me he propuesto definir una forma de jugar al rol sin apenas condiciones externas a los propios deseos de los jugadores. Estamos hablando de rol instantáneo.

El rol instantáneo consiste en una sesión única de rol, con una duración aproximada de 4 o 5 horas de juego, dentro de la cual se realizará la creación de personajes y se jugará una aventura independiente y conclusiva de forma idealmente satisfactoria.

Para llevar a cabo exitósamente esta labor es necesario escoger un juego de rol que cumpla una serie de condiciones:
1. La creación de personajes debe ser breve y sencilla, con una duración entre 15 y 45 minutos. Con esto eliminamos muchos juegos como Ánima, GURPS, Rolemaster, Ars Magica o La Leyenda de los Cinco Anillos. Descarto la opción de usar personajes pregenerados por gusto personal y porque no creo que sea una buena idea para iniciar a jugadores inexpertos.
2. El Director debe tener preparada la aventura o, en su defecto, el juego debe permitir la improvisación. Sí, los juegos que necesitan desarrollar aventuras en base a los jugadores creados van fuera, y esto incluye a Wraith, Unknown Armies y, para muchos, Primetime Adventures.
3. La aventura debe poder se compatible con cualquier personaje que puedan crear los jugadores. Uf, los juegos que no se han eliminado en el punto anterior, lo hacen en este. La Llamada de Cthulhu está a punto de caer y Cyberpunk y D&D con él.
4. Las sesiones debe tener un carácter episódico para concebir el caso de que se quiera continuar con el juego y los jugadores puedan variar en cada sesión. Así, todos los juegos épicos, como Star Wars, no siguen con nosotros.
5. El juego debe permitir una aventura autonconclusiva. Admitamos que el concepto de crónica de Vampiro no encaja con esta idea, y Donjon, en principio, tampoco parece adecuado para este concepto.
6. El juego de rol tiene que ser temáticamente interesante para los jugadores Y para el Director. Esto ya es una opinión personal, pero creo que Dogs in the Vineyard, por parte de los jugadores, y los juegos históricos tipo Aquelarre, por mi parte, ya no están en la lista.

¿Esto cumple todos los requisitos?

Así pues, nos quedamos con un puñado de juegos de rol, de entre los cuales yo voy a coger tres:

Spirit of the Century, que cumple perfectamente con todas las condiciones expuestas arriba, es mi candidato preferido, aunque aún no he podido empaparme de él del todo. La verdad es que tengo muchas ganas de hacerlo y poder ofrecer a cualquiera que lo desee este juego de rol, diseñado de una manera tan idónea para mis intereses. Además, salen gorilas conquistando el mundo.

Polaris. En este caso, escojo un juego que es más un experimento que otra cosa. Os aseguro, eso sí, que cuando tenga a tres amigos ociosos sin nada que hacer en una tarde les propondré jugar a Polaris por encima de cualquier otra cosa. Aunque sólo con pensar en las probabilidades de que digan que sí, me deprimo.

Trollbabe. Como tercera elección me quedo con el siempre accesible Trollbabe, del que ya hablé en otra ocasión, pero es que una vez leído, el juego requiere muy poca preparación previa para ser jugado es ideal para mi propuesta. Además, ya me he imprimido mi edición de bolsillo.

Es interesante señalar que los tres juegos elegidos hayan sido "story-games"; supongo que tendrá que ver con las muchas ganas que tengo de estrenar alguno. Tanto PtA como DitV se han quedado fuera, pues parecen (los juego y yo) haber tenido poco éxito a la hora de ofertarse. Por otra parte, espero que en menos de un mes tenga la oportunidad de comenzar con la creación de personajes para La Sombra del Ayer.

Curiosamente, con esta propuesta también me libro de uno de los males que atacan a los Directores desde sus inicios: que llegue la ocasión de jugar y nadie tenga una partida preparada.

¡Ningún máster sin partida y ninguna tarde sin rol!
Publicar un comentario