2 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 2

Día 2 - Juego favorito

Respuesta breve: Burning Wheel

Respuesta larga: ¿A quién quieres más a mamá o a papá? A esto me ha sonado a mí esta pregunta. He podido disfrutar de un centenar de juegos y la mayoría me han encantado en mayor o menor medida, así que a la hora de elegir mi juego de rol favorito lo he tenido muy dificil.

Podría haber elegido La Llamada de Cthulhu, por lo mucho que me impactó en su momento, por su estilo de juego y por su mitología tan absorbente.

Podría haber elegido a La Leyenda de los Cinco Anillos, porque creo que es el juego con el que más éxito he tenido como director. Es el primer juego que conocí que tenía unas mecánicas diseñadas para encajar directamente con el mundo de juego, y la simplificación del género de samurais para hacerlos más jugables y comprensibles me parece una genialidad (opinión que sé que no comparte todo el mundo).

También podría haber elegido Unknown Armies, porque es un juego realmente bien hecho, sólido y diseñado desde cero para ser divertido de jugar. Y su ambientación es tan excepcional que me hizo imaginar e imaginar aventuras, eventos y personajes extraños durante muchísimos años.

También podría haber elegido Polaris, porque mi primera partida de este juego supuso un verdadero shock para mí. Aunque tampoco salió excepcionalmente bien, abrió mi mente a otras posibilidades, otros estilos de juego que podrían resultar mucho más satisfactorios para mí.

O incluso podría haber cogido el Marvel Heroic RPG, porque al final la cabra siempre tira al monte.

Sin embargo,voy a elegir Burning Wheel. Y son muchos los motivos: es un juego de fantasía heroica de verdad, sus reglas son, por complejas que sean, absolutamente bien diseñadas, tiene una capacidad de personalización asombrosa, es emocionante, su modularidad permite centrarse en lo que de verdad interesa y, sobre todo, porque jugando a Burning Wheel es imposible que los personajes no sean los protagonistas, es imposible que su historia no sea emocionante, llena de giros, de drama y de emoción. No he podido jugar a Burning Wheel tanto como otros juegos, pero creo que es un juego perfecto para mí, y que nunca podría cansarme de él.
Publicar un comentario