¡Participa en el mecenazgo de Leyendas de Arkham!

30 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 30

Día 30 - Los juegos de rol deberían...

Respuesta breve: ...seguir su camino.

Respuesta larga: Los juegos de rol están teniendo una época dorada ahora mismo, y creo que el motivo es evidente: los jugadores veteranos que empezaron hace 20 años, ahora están dejando de jugar y están empezando con otra tarea: enseñar a jugar a la siguiente generación. Ya sea jugando con sus hijos, colaborando en jornadas o escribiendo, traduciendo y editando juegos, la generación veterana está (¿estamos?) haciendo un esfuerzo mayúsculo por hacer crecer esta afición.
No me preocupa demasiado cuál debe ser el siguiente paso a dar. Ya sea volver a los orígenes, acercarse a las nuevas tecnologías u otra cosa totalmente distinta. Estoy seguro de que lo que tenga que ser, alguien lo hará, y los juegos de rol seguirán evolucionando, extendiéndose y proliferando. Soy extremadamente optimista al respecto, pero viendo lo que tengo ante mis ojos a día de hoy, tengo razones para serlo.

29 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 29

Día 29 - Manía que tengas a la hora de jugar

Respuesta breve: Soy un poco... rígido

Respuesta larga: La verdad es que tengo bastantes manías menores a la hora de jugar. Si puedo, siempre compro una bolsa de gominolas para la partida, porque me gusta picar algo mientras jugamos, estemos donde estemos.
 También suelo encargarme de preparar los dados y lo que es más importante... ¡los lápices, las gomas y hasta un sacapuntas! Han sido tantas las veces que nos hemos visto sin ellas, que ya casi siempre voy con un set de juego en la mochila.

Pero creo que mi peor manía es que soy bastante rígido cuando juego al rol. No me gusta distraerme durante el juego y me molesta cuando se pierde el hilo de la trama. Creo que en una sesión de toda una tarde, no pasa nada por (e incluso viene bien) hacer una pausa para charlar sobre la última peli que alguien ha visto o cualquier otra frikada, pero me molestan las interrupciones constantes, pues me parecen una pequeña falta de interés por el juego.

También me pasa con los móviles, que han plagado las mesas de juego. Yo soy el primero que a veces tiene que consultar y hablar por el móvil, pero a veces, si veo a alguien consultarlo a menudo no puedo evitar pensar que se está aburriendo. Y si después me dice que lo ha pasado bien... pues es cuando me quedo picueto.

Como bien dice el título de esta entrada, soy consciente de que hablamos de manías, y que como tal, le doy más importancia de lo que tiene. En el fondo, estas cosas sólo me molestan si las hago yo, y nunca me he enfadado porque alguien hiciera algo de eso. Sin embargo, cuando soy director no puedo evitar que esta manía salga a la luz, y a veces "ato en corto" a los jugadores cuando se salen del tema y se ponen a divagar. Es una pequeña vaca sagrada que mantengo de que los directores deben encargarse de mantener el orden en una partida. Espero no ser demasiado duro.

28 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días. Día 28

Día 28 - Defínete como máster/narrador

Respuesta breve: Creador y sentimental.

Respuesta larga: Como decíamos ayer, me gusta contar historias.

Y una de las razones por las que me gusta tanto dirigir es eso, la oportunidad de ser el "organizador" de esa historia, pero tampoco me gusta el railroading en esta situación. Y no es sólo por la máximo de "no hagas lo que no te gusta que te hagan", porque hay jugadores que aceptan y disfrutan del encarrilamiento sin problemas. Es porque no quiero contar una historia sin sorpresas ni cambios inesperados. Si puedo preparar una campaña de principio a fin, y se juega sin tener que cambiar una coma del final, eso es una campaña fallida. Quiero que los jugadores se involucren, que me sorprendan y que lo cambien todo. No quiero que dirigir sea una tarea fácil y automática, quiero tener que improvisar, crear PNJs de la nada,  replantear situaciones, profundizar en la mente del villano, trabajar . ¡Quiero que cada sesión de juego me haga terminar exhausto y agotado mentalmente, joder!

Por otro lado, me gusta mucho implicar a mis jugadores personalmente, y tiendo a animarles a introducir familiares, a que se enamoren o a que, en definitiva, me ayuden a hacer que las aventuras sean "algo personal". Y luego hay juegos que me ayudan en esto, y puedo hacer lo que en el fondo me gusta: culebrones para tipos duros.

También hay un montón de cosas que no se me dan bien como director: no soy especialmente bueno describiendo cosas, no se me dan bien los discursos y diatribas y, como tengo tantos juegos en la cabeza, a veces se me olvida alguna regla en el momento más inoportuno y me veo obligado a consultar el manual.

27 de noviembre de 2013

El Desafío del los 30 Días. Día 27

Día 27 - Defínete como jugador de rol

Respuesta breve: Me gusta crear historias

Respuesta larga: Creo que soy un jugador bastante particular. Si hay algo que, a dia de hoy, me encanta sobre los juegos de rol es la posibilidad de crear historias que me sorprendan y me diviertan a partes iguales. Por eso, el encarrilamiento y esas grandes campañas planeadas durante meses por el director son mis grandes enemigos. Como dijo un sabio, para eso que escriba un libro.
Por supuesto, me encantan los sucesos extraños, las conspiraciones, las aventuras y luchar contra terribles monstruos, pero sobre todo quiero es poder crear historias en las que mis decisiones cambien la vida del mundo de juego.
Pues haz de Máster, me diréis. Pues sí y no, pero ya hablaremos de eso mañana.

Por otro lado, no sé si lo he comentado ya alguna vez, pero eso de la interpretación no va mucho conmigo. No soy un buen actor y a la hora de jugar nunca ha sido una de mis prioridades. Me siento más cómodo cogiendo uno o dos clichés y acomodándolos a mi forma de jugar. Y si es para una sesión o dos, no tengo problemas en poner vocecillas graciosas.

Sobre el tema de la inmersión (que parece ser otro tema importante para los jugadores) poco tengo que aportar. Aún no sé muy bien ni lo que significa ni tengo mucho interés en investigarlo, así que voy a dejarlo estar.

Y el aspecto lúdico o gamist... pues me gusta, pero admito que no ha sido hasta hace poco que he podido investigarlo. Mi historial rolero se ha visto siempre rodeado de másters mamá o ilusionistas que nunca han permitido que se quede un misterio sin resolver y, lo que es más importante, NINGUNO DE MIS PJS HA MUERTO NUNCA. Así que técnicamente, no he podido experimentar ese aspecto del juego, demasiado. Aunque estoy bastante seguro de que eso va a cambiar próximamente... con Las Máscaras de Nyarlathotep.

Al final, con toda mi experiencia, me he dado cuenta que los juegos que mejor se adaptan a mi estilo como jugador son, por un lado, los juegos old-school (OD&D y La Llamada de Cthulhu) y los más nuevos (como Burning wheel o Apocalypse World). Luego hay un enorme conjunto de juegos intermedios (L5A, AD&D, D&D3.x, MdT) que me pueden gustar, pero no se ajustan a mi estilo.

26 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 26

Día 26 - Tu dado favorito

Respuesta breve: D12
 
Respuesta larga: Aunque tengo una colección bastante decente de dados, no soy nada fetichista con ellos. Soy un rolero raro, qué le vamos a hacer. De hecho, tengo un poco de manía a este fetichismo tan intrínseco a nuestra afición, porque he llegado a no poder jugar con algún juego del tipo FATE dado que a algunos de mis jugadores no les gustaban los dados de "mases" y "menos".

En cuanto a la pregunta, elijo el D12 porque es el que menos he usado en mi vida y la base para muchos de mis juegos caseros que diseñé en mi adolescencia (mención especial al Orkos y al Cadillacs & Dinonauros RPG). Es el patito feo de los dados, y sólo por eso, quiero darle mi apoyo. ¡Vamos D12, algún día tendrás un juego propio y brillarás más que el D20 y el D10!

25 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 25

Día 25 - El sitio más extraño en el que has jugado

Respuesta breve: Andando por la calle.

Respuesta larga: Puedo decir que nunca he jugado en sitios particularmente extraños. Casi siempre, nuestras mesas de juego han estado ubicadas en casas (de nuestros padres y luego propias), en asociaciones, en bares o en un parque alguna que otra vez.

Pero hay una ocasión que se lleva premio. Fue una vez que acabé jugando en un pequeño almacén. Era la primera vez que iba a jugar con ese grupo de roleros en concreto y nos citamos en un polígono industrial que quedaba muy cerca de la casa de mis padres. una vez allí, los chicos me llevaron hasta el lugar de juego, un pequeño almacén. Pero cuando digo pequeño, digo pequeño de verdad. si mi memoria no me falla las medidas eran de 4 metros cuadrados y creo que no estoy exagerando nada. Recuerdo que los cuatro jugadores entrabamos muy justos y uno de ellos, que estaba algo rellenito, no podía salir ni al (inexistente) baño una vez se empezaba a jugar. Ojo, tampoco recuerdo la experiencia como algo incómodo o apretado una vez te ponías a jugar, pero la primera impresión fue realmente deprimente. Por otros motivos no volví a quedar con ellos y no sé si seguirán quedando allí para jugar o si habrán encontrado un lugar más espacioso donde jugar.

24 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 24

Día 24 - La sesión más corta que has jugado
Respuesta breve: Partida de 30 minutos de Piledrivers & Powerbombs

Respuesta larga: Si no recuerdo mal, la partida más corta que he jugado fue una minisesión de Piledrivers & Powerbombs. Por aquel entonces, yo estaba flipado con el wrestling, y algunos amigos y conocidos compartían esa pasión, así que les invité a probar el último juego que había comprado: un juego indie llamado Piledrivers & Powerbombs. Todos aceptaron encantados.

Ese fin de semana fuí a casa de uno de ellos y tras explicarle un poco el sistema, creamos a nuestros luchadores y empezamos el primer combate de presentación. Antes de que terminaramos, llamaron al timbre dos amigos del dueño de la casa, que se instalaron y se pusieron a hablar de música y otros temas. No volvimos a hablar del juego. De hecho, no volví a hablar de rol con algunos de los jugadores. Me fui a mi casa bastante decepcionado esa noche, la verdad, aunque visto con perspectiva tampoco fue para tanto. Obviamente, los jugadores no tienen demasiadas ganas de jugar y es posible que el juego tuviera gran parte de la culpa. Era más indie de lo que todos esperábamos.

23 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 23

Día 23- La sesión más larga que has jugado

Respuesta breve: Un día entero.

Respuesta larga: Juraría que eramos aún unos chavales, aunque el alcohol y el tabaco ya habían entrado en nuestras vidas. Los padres de uno de mis amigos se había ido de vacaciones y él nos propuso jugar todo el día a la campaña que estaba en curso: Forgotten Realms AD&D (Esa campaña duró muuucho tiempo). Por supuesto, ¡dijimos sí! Llegamos a la casa como a las 11 de la mañana con muchas ganas, nos sentamos en el salón sin mucha dilación y nos pusimos a rolear como siempre.

Llegó la hora de comer, comimos algo (no recuerdo el qué) y seguimos jugando.

Hicimos una pequeña pausa debido a que uno de los fumadores tiró un cigarro a la basura y casi quema el cubo.

Tras el descojone generalizado, volvimos al juego y seguimos hasta la hora de cenar. Tampoco recuerdo qué cenamos, pero sí estoy seguro de que seguimos jugando después.

Y juraría que seguimos hasta algún momento de la madrugada.

De esta anécdota, como podéis comprobar, apenas recuerdo demasiado, pero sí que estoy seguro de que estuvimos más de 12 horas jugando al rol, hasta que no pudimos más.

Obviamente, eramos jóvenes y enérgicos. Estoy seguro de que me resultaría imposible repetir esta hazaña ahora mismo, aunque no me importaría intertarlo.

22 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días. Día 22

Día 22- Las mayores guarradas que has comido durante una sesión

Respuesta breve:
Oh, el horror.

Respuesta larga: Sí, jugando al rol se come mucho. Siendo más jóvenes, esto solía reducirse bastante, y en ocasiones no bebíamos más que un vaso de agua en toda la tarde.

Pero con el tiempo esto fue degenerando bastante. Empezando por la típica bolsa de patatas fritas, pasando por las gominolas, las pizzas y juraría que una vez alguien puso un kebab en la mesa. Lo de regarlo de cervezas también se convirtió en algo habitual, e incluso cubatas si la partida se alargaba a eso de la medianoche (podéis imaginaros que las partidas no solían acabar muy coherentemente).

Ahora que somos mayores (ejem) creo que la cosa se ha calmado. Por mi parte, las gominolas y palomitas o patatas son algo casi permanente en mi mesa, pero para beber no solemos pasar del café o como mucho unos refresquitos. He comprobado que las partidas están mucho más entretenidas si no hay alcohol de por medio.

Sobre la mayor guarrada que he comido durante una sesión, voy a decir una castaña quemada. La madre de uno de mis amigos nos trajo una bandeja de castañas asadas, tostaditas en mayor o menor medida. Como yo nunca había probado este manjar pregunté si el aspecto era normal. Al decirme que sí, decidí echarme a la boca la más negra que había en la bandeja, con desagradable resultado. Aprendí la lección, eso sí.

21 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 21

Día 21- El PJ que te gustaría que llevase tu amigo

Respuesta breve: El Héroe.
 
Respuesta larga: Esta es una pregunta rara. Pero gracias a la interesante lectura de La Mirada del Centinela tengo una buena respuesta. Este juego de Nosolorol Ediciones me está dando mucho que pensar. Es una propuesta interesante que, en mi opinión falla en lo más importante. Propone un estilo en el que uno de los jugadores lleva al héroe y los demás jugadores hacen de guías, consejeros y apoyo logístico. Lamentablemente, no dan ningún consejo para llevar a cabo esta tarea que, a priori (y posiblemente por prejuicios míos), se me antoja complicada. Pero la idea es genial.

Sea como sea, me gusta mucho la idea de jugar con personajes con verdaderos altibajos en los niveles de poder. Y si tengo que elegir, me quedo con Alfred antes que con Batman. Creo que sería interesante ser la contrapartida mundana de un personaje superpoderoso, temido y admirado por todos. No estoy diciendo que quiera ser un personaje poco importante para la partida (quiero jugar al fin y al cabo), sino poco importante para la trama, para la historia.

Creo que ser el protagonista ha dejado de interesarme. Pero me interesa mucho los héroes que pueden interpretar mis amigos. Mi idea de la heroicidad ya está muy estancada en mi cabeza, pero ¿y los Protagonistas de mis amigos?. ¿Qué harán si su amada les pide que lo dejen? ¿Qué harán si se ven obligados a incumplir una promesa? ¿Y si el villano resulta no ser lo que parecía?

A veces, es más divertido sentarse a mirar y disfrutar.

20 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 20

Día 20 - El PJ que te gustaría llevar
Respuesta breve: el Rey del Reino.

Respuesta larga: Siempre me ha llamado la atención que la tradición obligue a que los juegos de rol empiecen desde cero y sólo puedan hacerse poderosos con el paso del tiempo y la experiencia. Me gustaría un juego que me permitiese interpretar a una figura de gran poder (poder social principalmente) desde el principio.

Me atrae muchísimo la idea de ser el rey de un reino y sufrir las terribles presiones a las que se ve sometido, a tomar decisiones difíciles que alterarán el destino de miles de personas y de  poder declarar una guerra sólo por sentirse ofendido por un mal gesto.

Nunca he intentado desarrollar o trabajar en un juego que permita esto (hasta donde yo sé, no hay ninguno que lo ofrezca tal y como yo lo quiero), pero tampoco creo que sea algo muy dificil de conseguir. Puedo imaginar un juego relativamente competitivo, donde cada jugador encarna una figura de autoridad de un región (el rey, el arzobispo, el general y el señor mercader) y tengan que luchar, colaborar, en una especie de juego de tronos magnificado. Apuestas altas y riesgos altos. ¿Cómo no va a molar eso?

Y en pocas palabras, ese sería el PJ que me gustaría llevar en algún momento. :)

19 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 19

Día 19- El juego que nunca has dirigido y que te gustaría dirigir

Respuesta breve: Vampiro el Réquiem

Respuesta larga: Hay un montón de juegos que quiero dirigir y que nunca he hecho antes. Por lo pronto, me muero de ganas de probar La Mirada del Centinela (aunque no tengo ni idea de cómo hacerlo), Warhammer Fantasy e incluso Cthulhutech. Pero hay un juego que, también, por clásico, mi pica especialmente. Nunca me ha gustado Mundo de Tinieblas. Me parece un sistema pretencioso e innecesariamente complejo y lento. Pero me gustaba mucho la propuesta de Vampiro.
Cuando nos repartimos en nuestro grupo los distintos juegos de MdT a mí me tocó Wraith. Incluso llegué a dirigir una campaña relativamente larga, que sólo puedo calificar como aburrida. Y nuestro director de Vampiro estaba loco y sus aventuras era incoherentes.

Con la llegada del Nuevo Mundo de Tinieblas, me animé y me compré el manual de Vampiro: el Réquiem. Y me gustó. Las mecánicas se simplificaban bastante, el espíritu gótico se había relajado lo suficiente como para hacerlo gótico, y el tema vampiro-conspiranoico me atraía un montón. ¡Mierda, me gustaba!
Tenía muchas ganas de hacer lo que desde siempre White Wolf nos había prometido y yo (y creo que muchos otros) nunca habían conseguido: una Crónica, una especie de sandbox político donde los PJs pudieran remover los cimientos de una ciudad y causaran un verdadero impacto en el mundo. Lamentablemente, es una tarea exigente y mi grupo actual no parece muy por la labor, así que por el momento, me conformaré con seguir fantaseando con traiciones, conspiraciones, mentiras y engaños cubiertos de sangre y muerte.

18 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días. Día 18

Día 18- El juego que nunca has jugado y al que te gustaría jugar

Respuesta breve: D&D

Respuesta larga: si me hubieran preguntado esto hace un año, hubiera dicho sin dudarlo La Llamada de Cthulhu. Durante toda mi vida, sólo he llegado a dirigir este gran juego. Y la verdad es que siempre he tenido ganas de enloquecer. El Rastro de Cthulhu sí que pude jugarlo... pero no era lo mismo. Tuvo que salir el bueno de +Abel Carrascal al rescate para iniciar la Gran Campaña de La Llamada: Las Máscaras de Nyarlathothep. Es cierto que no llevamos ni media docena de sesiones, y que el ritmo es lento, pero lo estoy disfrutando a tope. ¡Tenemos hasta blog!

Ahora, no me quedan muchos juegos que no haya probado y que me interesen, pero los hay: La Sombra del Ayer, Dogs in the Vineyard, Over the Edge o No te Duermas. Pero hay uno al que me gustaría muchísimo jugar:

OD&D. El D&D original. Me gustaría jugar una gran campaña de dungeon-crawling, sin interpretación ni narrativismo ni tonterías de esas. saborear la dificultad de sobrevivir a las trampas y muertos, la camaradería, el ansia por conseguir más tesoro y experiencia, el sabor de lo que fue los orígenes del rol.

Lamentablemente, creo que para disfrutarlo realmente necesitaría sesiones más continuadas de las que tengo ahora mismo, y eso es algo que no fácil de conseguir.

17 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 17

Día 17- ¿Cómo te ves dentro de diez años con respecto a los juegos de rol?

Respuesta breve: Igual que siempre... y un poco más.
 
Respuesta larga: En realidad, no suelo pensar en ello, pero planteándolo ahora, creo que soy relativamente optimista con mi futuro rolero. Aunque imagino que la vida dará muchas vueltas, no puedo evitar pensar que dentro de 10 años seguiré jugando al rol. En lugar de una vez cada quince días, supongo que jugaré una vez cada dos meses, y que tendremos que olvidarnos de grandes campañas, pero yo voy a luchar por mantenerme al pie del cañón, por encontrar huecos en mi agenda para poder jugar.

¿Y quién sabe? Puede que tenga otro pequeño grupo de jugadores noveles a los que enseñar esta movida tan rara que son los juegos de rol. :)

16 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 16

Día 16 - Esa interpretación que te sale bordada

Respuesta breve: El bruto tonto. :)

Respuesta larga: Sobre el tema de las interpretaciones creo que tengo un punto de vista algo controvertido. Personalmente no tengo un gran interés por interpretar personajes. El tema del teatro improvisado es un área poco conocida para mi y es una de esas cosas que otros consideran muy vinculado a los juegos de rol y yo opino no lo valoro tanto.

Creo que esta desvinculación es debida a que considero muy dificil interpretar a un personaje sólo mediante el diálogo sin un serio entrenamiento previo. Actuar es algo a lo que le tengo mucho respeto y no aspiro a dominarlo jamás.

Esto no quiere decir que no me guste dar vida a los personajes. Eso, por paradójico que parezca, sí que me parece muy importante. Y la única forma que tengo de conseguirlo es usando clichés. Las voces tontas y las actitudes exageradas son mi arma principal a la hora de interpretar PNJs. Con los PJs intento tener más cuidado, pero al final no puedo evitar recurrir a tópicos. Son fáciles y divertidos.

Centrándonos en la pregunta, creo que hay un personaje que se me da especialmente bien: el tonto. Ese típico esbirro fiel, bruto, tonto pero de gran corazón, que seguiría a los PJs hasta el fin del mundo. Creo que nunca falla. Es divertido y querible a partes iguales. Los jugadores siempre le quieren y cuando le matas, te aseguras que van a odiar a su asesino. Este concepto llegó a mi vida gracias a la aventura clásica de AD&D de Dark Sun: Libertad. Esta aventura, de la que guardo muy buenos recuerdos, presenta a un semigigante necesitado de apoyo, que se convirtió en el PNJ más querido por mis jugadores. Desde entonces, este concepto ha vuelto a aparecer un buen puñado de veces en mis campañas, y siempre ha funcionado.

15 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 15.

Día 15- El juego que te gustaría que se publicase/tradujese en el futuro

Respuesta breve
: Burning Wheel / Otros ;)

Respuesta larga:
hay un montón de juegos que creo que se merecen ser traducidos al español. Ahora que estamos en una buena temporada rolera, hay editoriales como ConBarba y Holocubierta que se está encargando de traducir un buen número de juegos de rol que quería tener traducidos. Apocalypse World, No Te Duermas o Mouse Guard son ejemplos de ello. Y gracias a ello, hay pocos juegos que me urjan ver traducidos. Sin embargo, tengo una espina clavada.

Burning Wheel, mi juego favorito, no ha sido traducido al español. Yo ya tengo mis ayudas, listas de habilidades e incluso las 400 profesiones del juego traducidas al español y creo que no necesito nada para jugar a BW en mi idioma, pero sería genial tener en castellano este pedazo de juego.

Admito que es una tarea complicada, pues es un juego muy extenso, poco agradecido y con un precio ajustado, así que entiendo que las editoriales roleras españolas vean complicado su publicación, pero de esperanza también se vive. Sobre todo el rolero. :)


Y hablando de esperanza, si hablamos de juego publicados creo que estoy obligado a decir otra cosa. Hay, no uno, sino dos juegos que me muero por ver publicados en el futuro. Son los dos juegos en los que llevo trabajando algo más de dos años en paralelo.

Uno de ellos es un sandbox al más puro estilo old school ambientado en la Tierra de Lovecraft durante la época colonial. Se acerca mucho a ser un retroclón del OD&D y está inspirado en gran medida por el Lamentations of the Flame Princess, aunque espero que tenga personalidad propia. Aunque el diseño está prácticamente terminado, la parte de escritura es extensa y abrumadora

El otro es una campaña autojugable de ciencia-ficción, compuesta de 10 partes, de las cuales 6 están totalmente terminadas, pero las otras 4 se me atascan horriblemente. Le tengo muchas ganas a este juego y espero poder terminarlo algún día.

Obviamente, sería un sueño hecho realidad ver publicados estos juegos algún día. Ya estoy investigando todo este mundo que es la autopublicación, el mecenazgo y demás, para ver si alguna vez puedo hacer llegar a otras mesas todas estas ideas.


14 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 14

Día 14- El PJ más memorable que conoció un PJ tuyo

Respuesta breve: El artista adicto de xMeNux en el Rastro de Cthulhu.

Respuesta larga: He conocido a un montón de PJs memorables, pero la mayor parte de las veces han sido siendo como director cuando más los he apreciado y admirado. Como jugador, también he tenido compañeros excepcionales, pero los recuerdo menos. Eso sí, me resulta dificil olvidar a ese tipo tan despreciable que resultó siendo el PJ de mi buen amigo xMeNux, para una campaña del Rastro de Cthulhu.

En un principio era sólo un artista perdido que empezaba a experimentar con las drogas. con el tiempo, acabó convirtiendose en un drogadicto misógino, asesino despiadado y odioso. cabe destacar que este ejemplar no desentonó con el espíritu del juego, ya que mantenía sus negocios a escondidas e ilustraba bien el mundo delictivo de la época. Además, tenía un cierta moral y a los que consideraba amigos los trataba con respeto. Como digo, es uno de esos PJs que estoy seguro de que no podría llevar y que, de tanto odiarlo, acabó convirtiendose en inolvidable.

13 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 13

Día 13- El Pnj más memorable que has conocido

Respuesta breve: Un coordinador de Mutantes en la Sombra
 
Respuesta larga: Es curioso como recuerdo las cosas más tontas, mientras olvido las cosas importantes. El caso es que el PNJ que mejor recuerdo era un coordinador que nos asignaba misiones en una campaña de Mutantes en la Sombra, cuyo nombre no recuerdo ahora mismo (entonces tan memorable no sería, ¿no?). El caso es que el tío era una especie de alivio cómico, torpe y remilgado con una particular manía: no paraba de sorber saliva. Ese pequeño detalle, magistralmente interpretado por el narrador, se convirtió en su seña de identidad y en el origen de un montón de bromas. Este PNJ tuvo un retorno triunfal varias aventuras después y se convirtió en un personaje querido por todos.

A día de hoy, desconozco si la escenificación del PNJ fue obra del director, de la aventura que estabamos jugando o, lo más probable, una mezcla de ambos, pero aún me descubro ante su genial simpleza.

12 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 12

Día 12- El enemigo favorito al que te has enfrentado

Respuesta breve: Una Conductora.
Respuesta larga: El tema de los villanos es para mí un tema complejo en los juegos de rol. O abusas de la "inmunidad de guión" y l o es complicado que un villano dure más de una escena ante un grupo de jugadores estándar. Por eso mismo, no guardo grandes recuerdos de archienemigos. O el director se había asegurado de que fuera intocable y por lo tanto el tiparraco no se ganaba mi respeto, o nos lanzabamos como fieras a por él, ignorando a sus secuaces.

Por supuesto, había excepciones: Hombres de negocios, demonios incorpóreos, algún general enemigo... pero apenas les recuerdo. Sin embargo, sí recuerdo un enemigo concreto, más reciente eso sí, porque me encantó cómo se desarrolló la enemistad. Curiosamente, ese enemigo resultó ser otro PJ.

Habíamos empezado nuestra primera campaña de Apocalypse World y eramos un grupo formado por un Arreglador, un Ángel, una Conductora y yo, un Exterminador. Eramos amigos con un buen trato que se vieron envueltos en una guerra de bandas entre dos asentamientos rivales. Yo acabé trabajando para uno de los jefazos y la Conductora para el otro. Y entonces empezamos a putearnos. Sin hablarlo siquiera, nuestros personajes empezaron a atacarse, robándose, dañando a seres queridos del otro y difamando e insultando. Al final la campaña quedó interrumpida abruptamente cuando mi Exterminador se preparaba para volarle los sesos a esa maldita entrometida de Conductora.

Fueron apenas 4 o 5 sesiones realmente divertidas. Nos enemistamos y no podía parar de disfrutar, y me consta que a la otra jugadora también le pasaba igual. Y fue así porque lo hicimos con respeto. Nos respetabamos tanto que, sí, "intentabamos que nuestros personajes fueran reales" pero sin hacer nada que pudiera molestarnos de verdad como jugadores. De hecho, no tengo ni idea de lo que habría pasado si hubieramos seguido la campaña, pero estoy seguro de que no hubiera matado a la Conductora sin el permiso de la jugadora.

Creo que no hay muchos juegos que permitan esta dulce enemistad entre jugadores, pero sin duda es algo que merece la pena probar.

11 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 11

Día 11- El personaje favorito que has llevado

Respuesta breve: Skurm, un aventurero semielfo de Forgotten Realms

Respuesta larga: El primer PJ es para siempre. De eso no hay duda. Me cuesta trabajo creer que hay algún rolero que no sienta cariño por el primer personaje que llevó en una partida de rol. A no ser que muriera ante la primera trampa, claro.

En mi caso, fue Skurm, un semielfo guerrero/mago/ladrón que vivió mil aventuras por todos los rincones de Forggotten Realms. Aunque me resulta complicado calcularlo, es posible que jugara un cententar de aventuras con él. Skurm se midió con Elminster (o al menos trató con él), luchó contra Azout, estuvo a punto de matar a la diosa Mistra, reubicó Siempreunidos y terminó casándose y teniendo un hijo con una preciosa semielfa a la que conoció en sus aventuras. Curiosamente, nunca llegó a nivel 20. Skurm, como casi todos los primeros personajes, era yo mismo, con mis defectos y mis virtudes. era bromista, sarcástico y algo bondadoso.

 Y siempre tendrá un huequito en mi memoria.

10 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 10

Día 10- La historia que siempre recuerdas con tus amigos

Respuesta breve: La plasticuerda de Paranoia

Respuesta larga: Ah, las anécdotas. Uno de esos males endémicos de nuestro mundillo que han ayudado mucho a darnos tan mala fama. No hay nada peor que ese joven rolero que intenta captar nuevos jugadores contando esa historia tan graciosa de cómo su ladrón se cargó a un dragón rojo mientras el paladín sufría un ataque de diarrea mágica. Todos tenemos historias de esas, que a tu grupo le parece tronchante y al resto del mundo le aburre soberanamente. La nuestra es "La plasticuerda".

Paranoia es una de las mayores fuentes de locuras y cachondeo que he podido disfrutar en relación a los juegos de rol. Este juego desató toda nuestra maldad adolescente de las formas más inesperadas que podíamos imaginar. Las acusaciones infundadas y las traiciones eran comunes, pero en una sesión, y no me preguntéis por qué, se dio la situación más absurda que recuerdo. Nuestros PJs, equipados con una plasticuerda, teníamos que cruzar un abismo. Cuando cruzamos dos de nosotros decidimos no darle la cuerda al siguiente PJ. Y con la excusa de que "la plasticuerda se estaba recargando", le ofrecimos el rollo de hilo dental que nos habían dado (no preguntes, es Paranoia). El PJ aceptó y por supuesto, sufrió la muerte más estúpida que puedo recordar. Hasta hace bien poco aún nos reíamos con esa anécdota, y de vez en cuando soltamos la coletilla de "se está recargando" en cuanto vemos la ocasión.

9 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 9

Día 9 - Tu mayor pifia alrededor de los juegos de rol

Respuesta breve: La falta de motivación con mis juegos.

Respuesta larga: ¿Mi mayor pifia? Tengo muchísimas. He cometido un montón de pifias alrededor de los juegos de rol. He llegado a obsesionarme con ellos, me he puesto pesado con respecto a ellos con mis amigos, y me volví un extremista indie hace unos años. Sin embargo, creo que mi mayor pifia es algo totalmente distinto:

Creo que nunca he dirigido ninguno de los juegos que he diseñado. Y no tengo nada claro la razón por la que me pasa eso. Cuando lo diseño siemprel o hago pensando en las posibilidades prácticas. No paran de ocurrírseme escenas, aventuras y planteamientos interesantes. Sin embargo, cuando terminan de publicarse, me quedo en blanco.No se me ocurre nada interesante, y lo que se me ocurre no parece interesar a mis jugadores. Alguna vez acabo escribiendo algo, pero cuando lo dejo reposar, al releerlo me parece aburrido y lo borro.

Por supuesto, esto tiene una terrible consecuencia: el mayor problema de mis juegos es que la mayoría carecen de un verdadero playtesting. Por lo tanto, me arriesgo a crear juegos cojos, rotos o con el síndrome de "bonito de leer, difícil de jugar". Así que para evitar este problema me he propuesto dos cosas:

1) rediseñar los juegos que he escrito ya, de forma que pueda probarlo, aunque sólo sea con mis colegas de mesa. He empezado ya a redefinir Escuadrón Maldito y espero poder dirigir una mini-campaña que ya estoy escribiendo, al menos una vez. ¡Y tengo muchas ganas!

2)
obligarme a playtestear todos los juegos que publique de ahora en adelante y no sólo con mi grupo, sino con voluntarios que pueda encontrar ajenos a mis cercanías, de forma que pueda descubrir defectos que de otra manera no vería. Ya he conseguido comenzar un playtesting de mi próximo proyecto (que revelaré en próximas entradas)

8 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días. Día 8

Día 8 - Tu mejor crítico alrededor de los juegos de rol

Respuesta breve: Atreverme a encontrar otros grupos de juego.

Respuesta larga: Creo que comencé con los juegos de rol como la mayoría de chavales, con su grupo de amigos de toda la vida. Pasamos años y años jugando y nos acostumbramos a nuestro estilo. Sin embargo, llegó la adolescencia y el rol dejó de interesar a mis amigos. O al menos dejó de interesarles tanto como a mí. Y aunque parece algo evidente, me costó bastante animarme a buscar otros roleros con los que jugar.

En parte, la culpa la tenía mi timidez natural, pero también esa lacara social que tiene nuestro mundillo, que parece que tenemos que ser todos monstruos asociales incapaces de relacionarnos.

El caso es que en su momento, me armé de valor y empecé a buscar nuevos compañeros de aventuras. Y los encontré, vaya si los encontré. Y todos eran gente estupenda. Y desde entonces, he conseguido ser parte de más de media docena de grupos de juego, entre conocidos y extraños, con algunos ya llevo más de un lustro jugando y con otros apenas un par de sesiones. Pero lo he pasado genial.

7 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 7

Día 7 - Tu mayor pifia en una partida de rol

Respuesta breve: Una partida que dirigí para Star Wars FATE.

Respuesta larga: Otra pregunta complicada.

En líneas generales, mis mayores pifias creo que han sido como director. Creo que esto es porque soy más crítico conmigo mismo de lo que debería, pero me guardo mucho más mis errores como narrador que como jugador.

Recuerdo una sesión de hace algunos años, para Star Wars con sistema FATE, usando como base las reglas del genial Starblazer Adventures. Los personajes eran aventureros de una nave mercantil que por casualidades del destino habían aterrizado en un planeta, que posteriormente quedó asediado por una flota pirata. En la teoría, la aventura no estaba mal: había escenas de combates, distintas oportunidades para solventar o escapar del asedio y diversas interacciones con PNJs.

En la práctica fue todo lo contrario: las diversas escenas se conviertieron en un exceso de encarrilamiento que mareó a los jugadores, las diversas oportunidades de solucionar el conflicto al final sólo me sirvieron para cohartar todas las ideas que se les ocurrían a los jugadores. Al final, la campaña se canceló prácticamente, yo quedé frustrado, y mis jugadores ni os cuento.
No es la primera vez que me había pasado eso, pero siempre es algo que, por lo menos, escuece.

Quizá lo peor de todo es que esto no me ocurrió en mis inicios del rol, sino hace cosa de cuatro o cinco años, así que supongo que el mensaje es: no importa el tiempo que lleves jugando al rol, siempre puedes cometer errores. Y siempre puedes aprender de estos errores, claro.

6 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días. día 6

Día 6 - Tu mejor crítico en una partida de rol

Respuesta breve: Un hondazo que partío el cráneo de un señor necrófago.

Respuesta larga: Esta es una cuestión complicada. Soy terriblemente malo recordando anécdotas roleras y me cuesta dar con algo que pudiera calificar con "mejor crítico".

Sin embargo, recuerdo una ocasión en la que jugaba una partida puramente old-school de Rolemaster en la que llevaba un hobbit que se había unido a un grupo contratado para recorrer unas terribles cavernas atestadas de orcos. Tras abrirnos paso durante infinidad de pasillos llegamos a una tumba en la que nos esperaba un terrible caballero necrófago (no recuerdo su nomenclatura exactamente). Tras dos turnos de lucha en la que quedó claro que no lo ibamos a tener fácil, ataqué con mi honda y, tras lograr un total de tres tiradas abiertas consecutivas y un resultado final de unos 350, causé un terrible impacto en la criatura. Curiosamente, no acabé con el no-muerto, pero cambié el curso del combate lo suficiente como para que lograramos acabar con el cadáver con facilidad.

Fue de lo más épico que puedo recordar, y, aunque parezca algo mundano leído aquí, fue un momento mágico de esos que ocurren de vez en cuando en las aventuras de mazmorreo.

5 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 5

Día 5 - ¿Qué jornadas recuerdas con más cariño?

Respuesta breve: Ninguna

Respuesta larga: La verdad es que, mal que me pese, nunca he participado en ninguna jornada rolera como tal. El año pasado pude ir a las Ludo Ergo Sum pero para competir en un torneo de miniaturas y he estado muchas veces en Expocomics, Expomangas y demás. Pero nunca he jugado al rol durante unas jornadas.

No tengo ninguna razón para ello. Aunque me costó decidirme, en mi historial rolero he podido participar en casi media docena de grupos de juego que ya existían y he comprobado las distintas dinámicas que pueden formarse y me he adaptado con relativa facilidad. Con esto quiero decir que no soy de esas personas que sólo quieren jugar al rol con amigos o que no se atreven a jugar con desconocidos. Lo he hecho en varias ocasiones y casi siempre ha resultado una grata experiencia. Simplemente, no he encontrado el momento.

Esto no quiere decir que no vaya a participar en ninguna jornada. De hecho, me he propuesto asitir a las LES del año que viene y, a ser posible, participar en alguna otra que me pille cerca de casa. ¡Tengo ganas de conocer a toda esa gente que leo en blogs, foros y RRSS diariamente!

4 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 4.

Día 4 - ¿Cuál es el mejor narrador que has tenido?

Respuesta corta: Something.

Respuesta larga: Es curioso. El mejor narrador que he tenido es una persona con la que he podido jugar muy poco tiempo. Por la red era conocido como Something y nos conocimos a través del extinto foro de Salgan Al Sol. Nos juntamos unos cuantos frikis que queríamos probar juegos indies. Something apenas pudo dirigir unas cuantas de sesiones de Lacuna y Apocalypse World. Tengo que admitir que como director supo qué teclas tocar para emocionarme. Lacuna fue un misterio apropiadamente frustrante que se convirtió en una emocionante conspiración para terminar con una revelación grupal que a día de hoy sigue siendo mi momento rolero favorito.  Con Apocalypse World la concesión de autoridad narrativa y los giros dramáticos escogidos me hacían flipar con asiduidad. Con el tiempo, llegué a comprender que parte del éxito de estas sesiones fue la sintonía que teníamos como grupo, pero no pretendo quitarle méritos al mejor narrador que he tenido.  
Something tenía una extraordinaria capacidad para improvisar y para dotar de vida y coherencia a los PNJs y las situaciones, de forma que resultaba dificil no creerte lo que estaba pasando.

Curiosamente, Lacuna y Apocalypse World son dos de mis juegos de rol favoritos a día de hoy.

3 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 3

Día 3 - Juego más odiado

Respuesta breve: Ánima Beyond Fantasy

Respuesta larga: ¿Juego más odiado? Es una pregunta extraña. Obviamente, la afición de los juegos de rol levanta muchas pasiones, pero tanto como odiar. Hablemos de tener manías. Todo el mundo le tiene manía a algún juego. Yo le tengo manía a muchos juegos, pero mi elección va a ser Ánima: Beyond Fantasy.

Existen muchos otros juegos que considero claramente peores (F.A.T.A.L., Oráculo, Quiddam,etc. la lista es extensa) , pero que al no haberlos jugado no puedo odiarlos. Yo creo que el odio surge de la decepción ante una gran promesa.
Ánima es una gran propuesta española que ha triunfado por todo el mundo. Lamentablemente, soy incapaz de ver las razones. En primer lugar, tiene un sistema innecesariamente complicado, con tiradas d100 a las que sumar un valor de hasta centenas (saco un 57 y se lo sumo a mi VA que es 136, así que... uff, espera). Lo de jugar con una calculadora en la mesa me resulta realmente desconcertante.
Por otro lado, la ambientación es un pastiche lleno de parches algo inconexos ilustrado con unas espectaculares (aunque algo adolescentes) imágenes de estilo manga, que molan un montón pero no ayudan para nada a comprender la ambientación. El juego no tiene ninguna relación con la fantasía japonesa excepto por los dibujos. ¿Entonces por qué?
Quizá esta tirria mía viene dada por que Ánima es como la mejor representación del tópico de que un juego de rol tiene que tener dibujos bonitos para vender mucho. Es algo que me frustra mucho y que sé que ha llevado al fracaso a algunos juegos que me gustan, pero en fin, es ley de vida.

Sin embargo, es un juego relativamente vivo, con una afición muy activa y con unas mecánicas, aunque no originales, sí que resultan interesantes en algunos aspectos. No será nunca mi juego favorito, pero comprendo que lo sea de mucha otra gente. Es sólo que yo le he cogido manía.

2 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 2

Día 2 - Juego favorito

Respuesta breve: Burning Wheel

Respuesta larga: ¿A quién quieres más a mamá o a papá? A esto me ha sonado a mí esta pregunta. He podido disfrutar de un centenar de juegos y la mayoría me han encantado en mayor o menor medida, así que a la hora de elegir mi juego de rol favorito lo he tenido muy dificil.

Podría haber elegido La Llamada de Cthulhu, por lo mucho que me impactó en su momento, por su estilo de juego y por su mitología tan absorbente.

Podría haber elegido a La Leyenda de los Cinco Anillos, porque creo que es el juego con el que más éxito he tenido como director. Es el primer juego que conocí que tenía unas mecánicas diseñadas para encajar directamente con el mundo de juego, y la simplificación del género de samurais para hacerlos más jugables y comprensibles me parece una genialidad (opinión que sé que no comparte todo el mundo).

También podría haber elegido Unknown Armies, porque es un juego realmente bien hecho, sólido y diseñado desde cero para ser divertido de jugar. Y su ambientación es tan excepcional que me hizo imaginar e imaginar aventuras, eventos y personajes extraños durante muchísimos años.

También podría haber elegido Polaris, porque mi primera partida de este juego supuso un verdadero shock para mí. Aunque tampoco salió excepcionalmente bien, abrió mi mente a otras posibilidades, otros estilos de juego que podrían resultar mucho más satisfactorios para mí.

O incluso podría haber cogido el Marvel Heroic RPG, porque al final la cabra siempre tira al monte.

Sin embargo,voy a elegir Burning Wheel. Y son muchos los motivos: es un juego de fantasía heroica de verdad, sus reglas son, por complejas que sean, absolutamente bien diseñadas, tiene una capacidad de personalización asombrosa, es emocionante, su modularidad permite centrarse en lo que de verdad interesa y, sobre todo, porque jugando a Burning Wheel es imposible que los personajes no sean los protagonistas, es imposible que su historia no sea emocionante, llena de giros, de drama y de emoción. No he podido jugar a Burning Wheel tanto como otros juegos, pero creo que es un juego perfecto para mí, y que nunca podría cansarme de él.

1 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días. Día 1

Desde el blog de Trasgotauro han propuesto una interesante inciativa a la que he decidido apuntarme: Responder durante todo el mes de Noviembre a una pregunta relacionada con los juegos de rol cada día.  Creo que es una propuesta muy divertida, y aunque hay preguntas a las que no le veo demasiada chicha, me apetece participar. ¡Así que allá vamos!

Esta es la lista de preguntas:


Así quetal y como corresponde, empezamos el Desafío de los 30 Días con la primera pregunta:

Día 1 - ¿Cómo comenzaste con los juegos de rol?

Respuesta breve: Un amigo nos invitó a probar su recién comprada caja de AD&D Forgotten Realms.

Respuesta larga: Creo que debía tener unos 12 años, cuando un amigo mio nos contó que se había comprado en El Corte Inglés un juego nuevo, "un juego de rol" le llamaba él. No recuerdo nada de lo que nos explicó, pero sí que recuerdo que esa tarde estabamos en su casa flipándolo.

El juego era el Vademécum de Campaña de Forgotten Realms de Advanced Dungeons & Dragons. Esa caja tan impresionante con dos mapas asombrosos, unos librillos extraños y un puñado de fichas con símbolos extraños. Nos contó la decepción que supuso descubrir que necesitaba al menos dos libros más: el Manual del Jugador y la Guía del Dungeon Master para empezar a jugar.

El caso es que esa tarde empecé lo que sería una afición tan importante en mi vida como son los juegos de rol. No conocíamos muy bien las reglas, pero nos daba igual. De hecho, no hacíamos tiradas de ataque, sino que tirabamos el daño directamente, lo que resultó en un grupo de elfos multiclase (guardabosques/mago/ladrón era lo habitual) con mandobles y sin armadura que perduraron durante muchísimos años. Luego aprenderíamos las reglas y demás, pero lo importante de esa primera sesión fue la sorpresa de que se podía jugar a algo así.

La aventura consistió en una sencilla cacería de bestias, pero nos divirtió tantísimo la idea de sumergirse en un mundo fantástico que salimos entusiasmados de la experiencia. Esos dados, esos conjuros, esos monstruos y personajes extraños. Al poco tiempo, todos nos habíamos comprado nuestra caja de campaña de AD&D (por aquel entonces, para nosotros sólo existía AD&D). Yo acabé dirigiendo Dark Sun, un mundo que aún a día de hoy me tiene enamorado. De hecho, la caja de campaña de Dark Sun me parece uno de los productos más increíbles que he podido tener en mis manos. Creo que tiene un carisma que no ha sido capaz de igualar ningún otro juego desde entonces.

Años más tarde, nos unimos a una asociación (¡Forza Mordor!), y descubrimos que había vida más allá de AD&D. A mi vida llegaría La Llamada de Cthulhu, Mechwarrior, Cyberpunk y muchos, muchos otros. Pero eso, ya es otra historia.